Después de ver The Killing Joke, Sergio y Javier, dos de nuestros miembros de Metageek, decidieron comentar un poco acerca de la película.  Esto hubiera sido en buen podcast, pero por razones de presupuesto (hehehe) optaron por hacer un diálogo por escrito. Claramente, esto tiene spoilers.

Impresiones generales

Sergio:  La versión animada de The Killing Joke se puede describir con una palabra: innecesaria. Aunque no existiera el cómic como fuente principal para compararla, igual sería una mala película por sí misma. Digo todo esto considerándola como un todo, porque sí opino, no obstante, que hubo partes rescatables, en especial en la infame primera mitad.

En general hubo muchas malas decisiones que terminaron arruinando una idea básica prometedora: personajes innecesarios y estereotípicos (te veo a vos, amigo gay de Bárbara); mala edición; mal uso de la paleta de colores (lo cual es sorprendente, considerando que el comic ya había hecho bien esa tarea por ellos DOS VECES) y un mal trato del motivo principal del cómic. Esto último creo que es lo que más me molesta de todo, pero ya hablaremos al respecto más adelante.

Sí voy a decir una cosa: ignorando ciertos detalles, la primera parte me pareció buena-  Incluso si consideramos la infame sex scene, que a mí la verdad no me pareció problemática y que hubiera podido llevar la historia a muchos lugares interesantes… de no ser porque entonces empieza la parte de The Killing Joke. Creo que todas estas fueron quejas compartidas entre nosotros, ¿o no?

Javier:  Yo me sumo a Sergio, en una escala del 1 al 10 le doy un rotundo “meh”. Además, no estoy del todo claro en quién es el público meta. Digo, uno pensaría que quienes ven esta peli han leído el cómic, incluso la forma en que abre parece apuntar a eso. Aún así, nos tiran esa primera parte que, ok concuerdo con Sergio, no está mala, pero no tiene nada que ver con Killing Joke, solo está ahí para contextualizar personajes que ya conocemos y dignificar un poco a Batichica.

Ahora bien, hay personajes dolorosamente estereotípicos tipo Opening-de-Deadpool-estereotípicos (mafioso italiano #1, amigo gay #1, villano inglés #1 ¡ack!) Llega el punto donde literalmente podemos usar etiquetas en vez de nombres y nadie notaría la diferencia.

En cuanto al estilo hago una distinción, la primera parte es full nostalgia de la serie noventera con unas pésimas escenas de carros en 3D (hasta da pena, seriamente). La segunda parte, propiamente Killing Joke, tiene animación más bonito y varios momentos chivas pero POR QUÉ NO APROVECHARON MÁS EL ROJO?!

¿La primera parte? Sí está buena, creo que incluso la habíamos contemplado como stand-alone movie y aún así se defiende. ¿La escena de sexo? Eeehh… yo soy más del Batman homosexual-homófobo de Miller pero por qué no ponerlo en una “relación” con Batichica, seguro que eso da para cosas chivas… si hubieran seguido esa línea.

La primera parte

Sergio: Como dijimos antes, la primera parte no tiene prácticamente nada que ver con la de TKJ. Y cuando digo nada que ver, hago más énfasis en la temática a la que se aproxima que en los personajes. La idea, como también dije más arriba, es buena y respetable. Me parece bien que se intente dar más carne al personaje de Bárbara, no porque eso haga que el momento del disparo del Joker se sienta más pesado, sino simplemente porque darle más carne a un personaje nunca puede estar mal. ¿Por qué Bárbara tendría una relación con su mentor; con un hombre que le lleva una cantidad considerable de años; con un loco que pasa la mitad de su vida en traje de murciélago?

Es por fan service, obviamente.

Es por fan service, obviamente.

Responder este tipo de preguntas nos podría dar mucha información sobre cuáles son las motivaciones de Batgirl, sobre su visión de mundo, y al mismo tiempo nos puede decir cosas si dirigimos a él las mismas preguntas. De hecho, Javier mencionaba que prefiere el Batman homoerótico de Dark Knight Returns, pero yo le preguntaría: ¿no es este el mismo personaje si pensamos que la razón por la que ni quiere ni puede evitar tener sexo con Batichica en esa escena, es porque ella también es una loca que se disfraza de murciélago y tiene tanta fuerza como él (es más, en esa misma escena ella es capaz de derribarlo; un turn-on muy grande para un Batman como el de Miller)? ¿Hay un narcisismo de fondo en esa relación? Y si lo hay, ¿de parte de quién?

Por todas estas preguntas que llevan a interpretaciones sumamente interesantes, me parece que vale la pena la línea temática principal de la primera parte, a pesar de que nunca se resuelva completamente. Pero ahí está justamente el problema: ¿de qué forma se vincula esto con la temática propia de TKJ? No lo logro ver. Tal vez alguien podría iluminarme, pero la divergencia en tono y en setting hacen que me parezca aún más dificil.

Sigo pensando que ese desligue fundamental entre esta y la segunda parte es el punto principal de crítica específicamente hacia esta primera parte. El otro detalle menor que critico es el que dije antes: el uso de personajes secundarios risiblemente estereotípicos. Por lo demás, me gustó bastante. Mucho más de lo que disfrute la segunda parte.

Javier:  Mis 5 colones a este segmento: voy muy de la manita con Sergio. Estoy de acuerdo en muchos detalles y me dejo llevar por él en otros. Sí creo que esta sección se defiende y sí creo que invertir tiempo en un personaje para desarrollarlo es ganancia, más si esto nos lleva al conflicto del personaje, porque he notado que las buenas historias giran en torno al conflicto.

Volviendo a lo de la relación, voy a empezar concediendo. La relación es una excelente manera de presentar el  conflicto.  Además, al intervenir de forma interesante en el perfil psicológico del personaje, una parte nuestra reacciona al ver eso con el “¿En qué están pensando estos dos?” En fin, tiene lo suyo. ¿Qué tanto es parecido al de Miller? Poco. El asunto con el Batman de Dark Knight Returns es que el protagonista tiene un deleite culposo en darse de golpes con hombres; un deleite que implícitamente apunta a lo erótico, pero que ni el mismo Batman admite.

Que Batichica lo pueda vencer en una pelea no va por el mismo lado. Podría ser afrodisíaco, pero no tiene mucho en común con el enfoque de Dark Knight Returns. En Miller, lo que funciona para Batman no es la fuerza en sí, es la fuerza en el contexto de la homosexualidad reprimida.

Lo del narcisismo me interesa mucho más y siempre quedándonos en la peli sola. Siempre se ha notado algo “demasiado personal” en relación Batman-Robin, y la cosa discípulo-maestro no debe quedar de lado (hasta me veo tentado a decir que es muy “filosofía griega” el asunto).

Robin es, después de todo, lo que Batman hizo de él, en lo que Batman lo convirtió y ¿no es esta una de las cosas que le reprocha Batichica en la primera parte?  No veo por qué el principio no debiera aplicar también para Batichica. Todo esto apunta a una cosa medio narcisista. Batman toma jóvenes que ya le recuerdan a sí mismo y los convierte en versiones de sí y, especialmente en este caso, se toma la libertad de cruzar una línea muy personal. Ahora, admito que para mí el narcisismo estaría sin duda en Batman, pero estoy abierto a otras consideraciones.

¿Por qué nos topamos todo esto en la película de The Killing Joke? Me niego a creer que sea SOLO para rellenar, me niego a creer que sea SOLO para darle más contexto a Bárbara (aunque creo que ahí ya voy tibio porque hasta la escena post-créditos demuestra que esta cinta piensa demasiado en Bárbara), si el asunto es temático creo que todo versa en torno a la muerte y, claro, ¿qué más existe para Batman?

Killing Joke tiene un claro tema con el peso de matar, el curso autodestructivo y la lucha fatídica por desviarlo. El principio y el final, como en paréntesis, están marcados por la relación de Batman y Joker y el riesgo de que el primero termine con sangre en sus manos. Aunque la relación sea remota, me parece que ese fue un intento de conectar con el primer segmento.

Batichica se topa con su “abismo”, su tentación de matar a alguien con quien había establecido una relación poco sana e incluso termina diciendo que no cree humanamente posible resistir por siempre. A mi ver, intentaron hacer un espejo con Killing Joke en eso, ¿con cuánto éxito? Casi nulo, ni se siente, pero la idea anda por ahí.

Vemos a Batichica establecer una relación con un lunático al que casi termina matando antes de ver como Batman intenta subsanar su relación con su lunático (Joker) al que teme terminar matando. Quizá estoy contándole los pelos al gato, pero si se me pide sentarme a pensarlo y contestar seriamente prefiero esto a lo que puse más arriba, dignificar a Batichica y contextualizar personajes, con todo y que eso me suena más creíble.

Sergio:  Entiendo la disparidad de que habla entre este y el Batman de Miller. No obstante, sí los veo similares bajo esa idea del narcisismo. Más que homosexualidad reprimida, me parece que tira hacia el thrill, como usted dice, casi sexual, de pelear.  Esta es la razón por la que vuelve a ser Batman en DKR. Por eso encuentro el que Batgirl lo derribara como un turn-on para él.

Sobre la temática conectiva entre las dos partes: sí, esa sería la relación explícita al parecer. Pero estoy de acuerdo en que ni se siente ni hace más entendible o más sustanciosa a la temática en sí. Con solo la conversación inicial entre Batman y el Joker en TKJ me parece que queda muy claro lo muy dificil que es para él no ceder ante la tentación de matar. De nuevo, esta parte debió ser su propia película.

Segunda parte

Sergio:  Ahora sí, la parte de The Killing Joke. Mi primera y más básica queja sería la siguiente: en el cómic, toda la sección en que el Joker tortura a Gordon se siente como una pesadilla. El ambiente de circo en que se encuentran, los colores que se utilizan para los fondos y obviamente los personajes que se encuentran en las escenas apuntan a eso. Y todo es intencional por parte del Joker para cumplir ese fin. Él quiere que Gordon se sienta en una pesadilla. Pero los artistas también quieren que los lectores se sientan en una pesadilla, lo cual logran con el simple ordenamiento de los paneles. Es decir, transiciones como esta:

KJ02

*technicolor intensifies*

Intensifican esa sensación de locura. De esas hay muchas en el cómic, pero son omitidas casi en su totalidad en la adaptación. Fue simplemente una mala decisión. No es como que lo reemplacen con algo más. También la canción del Joker es un ejemplo de cómo algo, al pasarse a la animación, pierde su efecto. En general la escena no me produjo muchas sensaciones, mientras que en el cómic siempre se está en el uncanny valley que siempre fue la intención del Joker.

Y es aquí donde quiero hablar de una de las fortalezas del cómic como medio. Hay una ventaja en que el cómic no tenga inherentemente ni movimiento ni sonido, y es que la percepción del tiempo no la pone la obra del todo, sino que una parte es puesta por el espectador mismo. El cómic nos pone paneles en cierto orden, pero depende de nosotros el tiempo que pasa entre uno y otro.

Así, silencios como el del Joker cuando Batman le propone ayudarle se sienten muchísimo más pesados y significativos en el cómic que en la animación, donde no dura mucho. Es decir: si hay un cuadro en el que ni Batman ni Joker dicen nada, ese cuadro está ahí para enfatizar ese silencio, es lo único que quiere mostrar (junto con las expresiones de los personajes).

Un silencio indefinido para imaginar un buen fan-fiction.

Un silencio indefinido para imaginar un buen fan-fiction.

En la animación no se logra dar ese énfasis, y el diálogo final entre los rivales termina siendo más estéril en consecuencia. Igual con la canción de Joker, uno le da la tonalidad que quiere y en la cabeza suena mucho más creepy por esa vaguedad de la imaginación que cuando se escucha en la realidad la canción termina siendo más humor negro que pesadilla. El hecho de que los cómics nos dejen esos huecos para rellenar es lo que les da cierto valor que la animación no puede tener.

Las otras críticas un poco menores serían las que mencioné arriba: el uso de colores está mal, en especial en las escenas del circo. Donde en el cómic los colores parecen lavados, como borrosos y vagos, nunca claros, en la animación son más bien demasiado estáticos y fuertes. Esto elimina otra parte de ese sentimiento de pesadilla.

Todo un problema para los que tienen mala vista.

Todo un problema para los que tienen problemas de visión.

También la adición de escenas innecesarias: el Libro de la Ley, que no tenía nada que ver con la temática, y la pelea de batman contra los personajes raros del circo, que fue un absoluto relleno y que le quitó innecesariamente más al ambiente que debería tener la película. Las actuaciones de voz estuvieron muy bien, especialmente de los tres personajes principales, pero, de nuevo, eso darle voz ya quita parte del valor de la obra.

Y por último, la interpretación que dieron del final, en el que Batman termina riendo solo, mientras que en el cómic claramente rien juntos en todo momento. Esto termina dando más peso a la interpretación, equivocada en mi opinión, de que Batman mata al Joker en TKJ, y no tengo ni idea de por qué terminan haciendo ese cambio. Pero bueno, vuelvo al principio: ¿no es absolutamente innecesario adaptar una obra de un medio en el que funciona a uno en el que al parecer no?

Javier: Me gustaría tener más cosas positivas que decir de Killing Joke, en serio, pero  simplemente es TAN inferior al medio del que procede. Un par de animaciones están excepcionalmente bien hechas y la voz de Joker es perturbadora; pero más allá de eso hay poco que agregar.

Sergio tiene razón, el circo no logra quedar a la altura del cómic.  Ellos se olvidan de los paralelos visuales y la canción se ve francamente tonta. Es increíble como cosas tan bien hechas en el cómic pueden verse tan malogradas en una adaptación. Pero bueno, concentrémonos en un acierto y un error claves.

La escena con el juez no tiene NADA que ver. No está en el cómic y no tiene que ver con el plan de Joker (enloquecer a Gordon)- ¿Qué RAYOS hace eso ahí? Es una disertación sobre la criminalidad de Batman en medio de lo que debió ser un carrusel hacia la locura. En mi opinión, eso rompe el flujo; suaviza la tortura; se aleja de la fuente sin ningún beneficio y queda debiendo.

KJ06

Más fan service (pero del raro).

Pero hay una compensación: la pelea con Batman en la habitación de cabeza, eso es brillante. Y nos lo ponen justo cuando Joker está diciendo que siempre recuerda su pasado diferente, ahora, ESO es alejarse de la fuente inteligentemente. El cuarto invertido no está en el cómic pero tiene tanto sentido que uno desearía que estuviera. Un detalle ínfimo, no rompe ni la trama ni el mensaje sino que fortalece. ¿Era tanto pedir que la peli tuviera MÁS de esos…?

Share This: