La partida de Calabozos y Dragones dio un giro inesperado cuando una gran cantidad de agua tomó forma monstruosa frente al carruaje de la duquesa. Una batalla había comenzado

Capítulo 2: Salvar a la duquesa

Los guardias conocen su deber y se lanzan contra el elemental de agua. Mientras estos se baten contra la masa enorme de agua, los atacantes enmascarados tratan de llegar al palanquín.

Finnan es el primero en reaccionar y sube al techo de un edificio cercano. Escala, lanza un dado de 20 más su capacidad y saca un 19. Al ver el número, se prepara para poder atacar con su arco.

Imara deduce que la duquesa Lucero es quien está en el palanquín, ve una oportunidad para conseguir renombre.

—Iré donde ella primero —  dice— y la dejaré en un lugar seguro. Corre entre la multitud y de un salto, sacando un 17 con el dado de 20, logra subir al palanquín.

— Hasta que al fin algo de acción —se dice Árkatos, mientras su boca dibuja una sonrisa irónica.

El guerrero saca sus dos espadas y se interpone entre los atacantes y el palanquín. Lanza un tajo contra el primero de los misteriosos atacantes — quien saca un 18. La espada ha acertado de lleno en el pecho, se tambalea y sus ojos se inyectan de ira. Árkatos lanza su segundo tajo —un 17— y acierta en el cuello.

Otros dos atacantes, al ver como cae muerto su compañero, cambian su rumbo y tratan de acertar sus espadas en el guerreo.  Árkatos desvía los golpes con sus espadas.

Un cuarto atacante trata de subir al palanquín, pero se cae. Finnan aprovecha y trata de lanzar una de sus flechas, pero los nervios le ganan. Saca un 1 y mata a una paloma que estaba en un árbol al otro lado.

Imara se acerca a la duquesa que no se ha movido de su lugar. —Venga conmigo —le apremia—, la llevaré a un lugar seguro.

—No puedo abandonar a mis hombres—, su tono es sereno pero definitivo.

—No es seguro seguir aquí— insiste Imara.

—No me iré.

Imara saca la cabeza y ve a uno de los terroristas tratando de subir y que cae, aprovecha y usa su mosquete para dispararle —saca un 19— le hace bastante daño.

Árkatos se mantiene firme y descarga dos golpes contra el enemigo más cercano —saca un 14 y un 18— el primero es esquivado pero el segundo golpe lo recibe con fuerza en unos de los brazos. Este le devuelve un ataque que falla, en eso, el otro oponente ataca y si logra herir a Árkatos, pero se mantiene sobre sus dos pies.

Por su lado Finnan aprovecha que Imara ha dañado a uno de los atacantes que está en el suelo y le dispara una flecha certera que lo hiere en uno de sus brazos.

Imara se da cuenta de la presencia de Finnan y remata al hombre —con un 19— de un tiro certero en medio de los ojos.

Árkatos vuelve a arremeter contra el hombre herido —19—, clava su espada izquierda en su cuello; aprovecha el éxtasis de ese golpe para atacar al siguiente contrincante —13—, sin embargo, su otra espada pasa lejos de su objetivo.

Este trata de atacar de vuelta, pega un grito —¡Ah! — pero el movimiento va con tal fuerza que la espada sale despedida de la mano —sacó un 1— atravesando una ventana y matando a un gato que allí estaba.

Finnan dispara —un 10— y falla el blanco, pero Imara si lo logra —un 16—, Árkatos lo remata con dos golpes —un 16 y un 18—

Un cuerpo es disparado contra el palanquín y casi golpea a Imara. Es uno de los guardias de la duquesa. Imara busca la dirección de donde el cuerpo fue lanzado —un 18 en percepción—, ve al elemental de agua que tiene dentro suyo a tres guardias que se estás ahogando y dos más en el piso muertos.

La gran masa de agua empieza a avanzar hasta el palanquín, a punto de alcanzar a Árkatos que apenas se está dando la vuelta. Cuando la duquesa sale de entre las cortinas de su vehículo, murmurando palabras que Imara no conoce, una luz blanca sale de entre las manos de la duquesa y el elemental se disuelve.

Mira con tristeza el cuerpo de su guardia inerte sobre el palanquín, y se dice: — Lo lamento tanto. Necesitaba tiempo para hacer el hechizo y derrotar a ese elemental— después ve a Imara, —gracias por su apoyo.

También agradeció a Árkatos y a Finnan por el apoyo que ambos brindaron y los invita a todos a sus aposentos a comer.

La guardia, y algunos voluntarios, recogen los cadáveres mientras los criados alzan el palanquín y se dirigen hacia los barrios altos. Los edificios se ven en mejor estado, grandes y adornados con hermosos jardines llenos de estatuas y fuentes.

Al llegar a una mansión enorme, el palanquín se detiene y la duquesa los invita a entrar.

— Pasen, siéntanse como en su casa, les dice.

Son conducidos por los sirvientes de la casa hasta el comedor. Ahí está una amplia mesa llena de manjares: piernas de cerdo, varias aves preparadas de diversas formas, platos con frutas y grandes barriles de vino y cerveza.

Al momento que Árkatos se acercó a la mesa para coger algo de comer, entra la duquesa Lucero con un vestido verde y se sienta a la cabeza de la mesa. —Deseo presentarles a alguien muy especial… y particular— hace sonar una campanita que estaba en la mesa.

El sonido es dulce y suave, el aire lo transporta hasta el jardín central llegando a los oídos de una figura muy singular que está sentada entre varios animales, —¿Qué será lo que quiere esta vez? — se pregunta mientras toma su barbilla y arquea una ceja.

Finnan es el primero en ver al extraño personaje cuando pasa la puerta que conecta el jardín con el comedor, un hombre un poco flaco, con un pelo entre maraña y dreads, una expresión pensativa rozando la locura y solo con un taparrabo.

—Buenas— dice, mientras se sienta a la derecha de Lucero. Él desentona completamente con la escena.

—Les presento al cuidador de mis animales— comienza la duquesa. —Verán, soy una amante de la gran variedad de animales que hay en el mundo y él me ayuda con esa labor, llámenlo Druida.

—Mucho gusto— dice Imara, quien ha visto bastantes hombres así de raros como para que esa apariencia le afecte.

—Es todo un placer— expresa Finnan, quien siempre tiene el deseo de poder expresarse de la manera más correcta posible.

—¿Es ese tu nombre? — Pregunta Árkatos.

—No, no lo es— responde el Druida —pero hace tanto que no uso el mío que no estoy seguro de cual era…

—Bueno, ya que están todos presentados— interrumpe muy cordialmente la duquesa. — Ya es hora de comer y hablar de un asunto para el cual me gustaría poder obtener sus servicios mis buenas personas.

Resumen de Calabozos y Dragones

Estas son las especificaciones actuales de los personajes.

Nombre Árkatos Imara El Druida Finnan
Clase/Nivel Guerrero/Nivel 3 Ladrona/Nivel 3 Druida/Nivel 3 Ladrón/Nivel 3
Raza Humano Medio elfa Humano Mediano
Defensa 20 18 16 14
Puntos de vida 37 30 33 18
Fuerza +4 -1 +3 +1
Destreza +3 +8 +5 +3
Constitución +3 +4 +5 +1
Inteligencia +1 +5 +5 +1
Sabiduría +1 +6 +3 +1
Carisma -1 +6 +3 +3
Arma 1
Bonus de Ataque
Daño
Espada larga
Dado de 20 +6
Dado de 8 +4
Daga
Dado de 20 +10
Dado de 4
Bastón largo
Dado de 20 +7
Dado de 8 +3
Daga
Dado de 20 +5
Dado de 4 + 3
Arma 2
Bonus de Ataque
Daño
Espada larga
Dado de 20 +6
Dado de 8 +4
Mosquete
Dado de 10 +10
Dado de 10
Hoz de mano
Dado de 20 +7
Dado de 4 +3
Ballesta
Dado de 20 +5
Dado de 8 +3

Share This: