En Costa Rica la discusión por un estado laico lleva más de 15 años.

¿Se imaginan que un cura ocupe una silla para un cura en el Consejo de Directores de la Fuerza Pública? Pues esto es una realidad en nuestro país. Costa Rica es un estado confesional de acuerdo al artículo 75 de la Constitución Política y lo ha sido desde 1949. Sin embargo, la imagen de un miembro del clero en una junta de gobierno todavía nos sigue pareciendo rarísima.

laico 2

Muchos de los intentos por sacar a la religión de la constitución y hacer de Costa Rica un estado laico no han tenido mucho éxito. El proyecto de ley respecto al tema tiene más de 13 años en discusión y ha tenido poco avance. Esto se debe a que los distintos gobiernos han postergado la discusión sobre este tema.

Incluso Luis Guillermos Solís lo había mencionado en su campaña pero no lo tomó como una prioridad. Con este antecedente, ¿debemos insistir en un estado laico? ¿Por qué ha sido tan problemático el camino?

Contextualicemos

La discusión por un estado laico en Costa Rica nace desde el siglo XIX, cuando emergen movimientos que recalcaban la importancia de dividir la política de la religión. Nuestro país, incluso, fue laico por dos años. Sin embargo, con la Constitución del 1949, este volvió a ser un estado confesional – es decir, un país con religión oficial.

Costa Rica es el único estado con religión oficial en América Latina.

Título VI
La Religión
Capítulo único
Artículo 75. La Religión Católica, Apostólica, Romanda, es la del Estado, el cual contribuye a su mantenimiento, sin impedir el libre ejercicio en la República de otros cultos que no se opongan a la moral universal ni las buenas costumbres

Constitución Política de Costa Rica. Reformado por Ley. 5703 del 6 de junio de 1975.

En el 2003 se presentó el primer documento que buscaba esta reforma para convertir a Costa Rica en un estado laico, que se define como la neutralidad del estado ante las religiones. El mínimo de firmas requeridas de diputados y diputadas para poder presentarlo es de 10 y este contaba con 11; el proyecto fue archivado. El segundo documento fue presentado en el 2009, pero contaba solo con 9 firmas.

El único proyecto vigente data del 2012 y tiene el expediente 18.496. Este busca, al igual que los anteriores, reformar los artículos 75 y 194 de la Constitución Política. Los artículos que hablamos establecen a  la religión católica apostólica romana como oficial del estado costarricense.

La corriente que despertó esta discusión y la empujó hacia la Asamblea Legislativa fue “Movimiento por un estado laico”. Este es un grupo de ciudadanos que se encarga de informar y destacar la importancia de convertirnos en un estado laico. Incluso  ayudó en la redacción de este proyecto de ley.

“Estar a favor del Estado laico no significa que estoy a favor del matrimonio igualitario, de la despenalización del aborto, que soy ateo. Estar a favor del estado laico  no significa que soy de izquierda” explicó Gabriela Arguedas, líder de este movimiento.

Ella también mencionó que la imagen distorsionada del estado laico entre costarricenses se debe a la campaña de desprestigio  encabezada por la jerarquía católica y evangélicos. A esto le sigue el trabajo de los medios, que usan títulos amarillistas para tachar a los diputados a favor de la reforma como monstruos y a la iglesia católica como intocable.

Efectos que causaría la laicidad en Costa Rica

Si Costa Rica se convirtiera en Estado laico, este pondría a todas las religiones a un mismo nivel. Le quitaría ciertas comodidades a la Iglesia Católica. Empezaría por eliminar el privilegio de no pagar impuestos. Todos los templos de otras religiones deben pagarlos. Usted y yo, para vivir en nuestras casas, debemos pagarlos. Pero ellos no.

También se eliminaría la ayuda económica que el estado debe darle por obligación a la Iglesia. Dinero que ellos gastan a como mejor les parezca, sin dar cuentas a nadie. En el gobierno de Laura Chinchilla, este monto fue de 2,3 mil millones de colones. La actual administración del presidente Solís ha hecho esfuerzos por reducir el monto, por lo que este va por los 426 millones.

El dinero que se destina a la Iglesia sale de nuestros bolsillos al pagar impuestos.

Ser un estado confesional va en contra de la democracia. No se le puede imponer una religión, sino se debe dar la libertad de escoger lo que mejor le parezca a cada persona.

Para Arguedas, esta es una de las principales razones por las que la jerarquía católica está en contra de esta reforma. La ayuda económica mencionada anteriormente y su participación en decisiones políticas serían algunos de los privilegios que perderían. Por último, ella habló de la importancia de desligar la voluntad de la religión. Ser un buen creyente no me hace ser un buen ciudadano o político.

Actos bochornosos

El pasado primero de mayo se eligió a Gonzálo Ramírez, diputado y líder evangélico,  como presidente de la Asamblea Legislativa. Su elección resulta antidemocrática y peligrosa porque implica un retroceso en la política moderna y representativa.

Reaccionando a lo ocurrido el 1 de mayo, el 2 de mayo la Comisión Política del Frente Amplio publicó este texto:

“Lamentar profundamente el retroceso que significa la elección en la presidencia de la Asamblea Legislativa de un mercader de la fe, que utiliza las honestas creencias religiosas de las y los costarricenses para combatir el avance de los Derechos Humanos de poblaciones particularmente agredidas de nuestra sociedad. La mutilación de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, sumado a la abierta promoción del odio y la discriminación violenta de las personas sexualmente diversas son las prioridades de Gonzalo Ramírez y ante ellas hemos planteado históricamente un rechazo frontal.”

Actualmente en nuestro país existen 3 partidos políticos evangélicos inscritos: Unidad Social Cristiana, Renovación Costarricense y Restauración Nacional. Estos son integrados por líderes religiosos que utilizan tanto su reconocimiento en iglesias como la mención a Dios en su discurso para obtener votos en los puestos de elección popular y  esto va en contra del Código Electoral.

Según el artículo 136, se prohíbe la propaganda valiéndose de creencias religiosas o motivo de religión. Sin embargo, las medidas tomadas hacia estos partidos son mínimas o tímidas, en algunos casos unas simples multas y en la mayoría no se toma acción alguna.

laico 1

Gonzalo Ramírez, actual presidente de la Asamblea Legislativa. Fotografía tomada de su página en Facebook.

¿Qué dice el Tribunal Supremos de Elecciones sobre esto?

Gustavo Román, vocero del Tribunal Supremo de Elecciones, aclaró que el incumplimiento a este artículo se castiga con una multa establecida en el artículo  289 del Código Electoral que consiste en 10 a 50 salarios base.

Para que esta multa se pueda imponer es fundamental presentar una denuncia. Una vez que se recolectan las pruebas, estos documentos se deben presentar ante el  departamento de Inspección Electoral. Después, hay  un espacio para que la institución acusada se pueda defender. La Dirección General del Registro Electoral es quien determina si impone la multa y fija su monto.

Román también habló del caso de Renovación Costarricense, denunciado por utilizar el símbolo del pez – el cual representa al cristianismo en su bandera. Se dio el respectivo proceso y la denuncia fue aprobada. El vocero destacó que no se trata de pasar por alto estos actos, sino que se trata de la falta de denuncias que se hacen en estos casos.

Gabriela Arguedas del Movimiento por un Estado Laico habló la gran deuda que tiene el TSE sobre educación política y, sobre todo, educación sobre laicidad.

Al preguntarle sobre esto a Román, él mencionó que el TSE ha hecho un gran esfuerzo para educar a los y las costarricenses sobre democracia y cultura ciudadana porque es lo que nos envuelve.

El implementar la laicidad en la educación política podría tomarse como si ellos fueran a favor de este proceso y es una posición que no les corresponde tomar. El TSE como entidad del gobierno debe mostrarse neutral.

¿Ya abriste lo ojos? No permitas que el dinero con el que pagas tus impuestos financie este tipo de campañas que no te representan y nos quita democracia. Vos tenés el derecho de elegir en qué crees. Si formas parte del 42% que no define su voto para las próximas elecciones, tomá esto en cuenta. Elige a alguien que realmente represente tus intereses.

De igual manera, si conoces un caso de propaganda política religiosa denunciala, es el único medio para castigar estos actos antidemocráticos. El estado laico comienza por la participación activa de todas las personas.

Share This: