[Disclaimer: Este artículo trata sobre juegos que fueron prohibidos en twitch.tv, asi que ya se imaginarán la clase de cosas que esto implica. No contiene imágenes NSFW, pero la mayoría de los links sí dan a páginas con contenido de este tipo. Se sugiere discreción y modo incógnito en su navegador.]

Recientemente llegó a mi atención un juego que estaba siendo desarrollado por una persona anónima que frecuentaba 4chan: Yandere Simulator. Con un nombre así, creí que era solo un juego más que buscaba hacer dinero rápido de la moda de las parodias mal-hechas de simuladores, al estilo de Goat Simulator.

Lo que vi en lugar de eso fue un proyecto serio hasta el punto de la obsesión, y  un dev algo trastornado pero con ética laboral impecable, además de una comunicación tan abierta y sincera con su audiencia que hasta el más veterano de Kickstarter estaría celoso.

Por supuesto, nada de esto cambia el hecho de que sea un juego sociopático: se trata de asesinar muchachas en un colegio, por la única razón de que siguen amorosamente al mismo hombre que uno —y esto al mejor estilo del personaje arquetipal de la yandere. De forma  no-sorprendente, Twitch.tv prohibió que el juego en cuestión se streameara en su servicio.

yandere

Twitch.tv, junto con Youtube, es el medio por excelencia para contenido audiovisual de videojuegos, y, con calidad y suerte, se puede vivir cómodamente de estos servicios. Es por esto que ser banneado de streamear es un golpe fuerte para cualquier juego: uno se está perdiendo un montón de exposición gratuita, necesaria para sacar a flote proyectos relativamente pequeños como Yandere Simulator. A pesar de que el desarrollador ha expresado que podría alterar algunas cosas de su juego para que sean más adecuadas, Twitch se ha mantenido callado al respecto.

Vamos a adentrarnos en el mundo de los juegos prohibidos en Twitch, ciertamente motivados por algo de morbo, pero también para explorar el lado oscuro de la cultura gamer:

¿Dónde trazamos la raya entre lo permisible y lo prohibido?

Lo que hay

De antemano, lo que esperaba ver en la lista era una combinación de juegos ofensivos, y las dos mejores formas de adquirir ese estatus es mediante el sexo explícito y la violencia desmesurada. Para mi sorpresa, de los treinta juegos prohibidos explícitamente en Twitch, veintisiete parecen estar ahí por cuestiones sexuales. Estos veintisiete se pueden dividir de esta forma, algo arbitrariamente:

 

Salta a la atención la gran cantidad de eroge o juegos pornográficos japoneses. Todas las novelas visuales en cuestión, con excepción de una en la que uno debe tratar de tener sexo con Hermione de Harry Potter, son de producción japonesa, o por lo menos toman prestada la estética manga. Los japoneses consumen su contenido pornográfico de forma diferente a nosotros en occidente.

En Japón, el medio audiovisual de la animación es tan válido como el live action que favorecemos nosotros —quizás incluso más. La animación permite más libertades que el trabajo con actores reales: incorporar personalidades y situaciones fetichizadas es más sencillo. La pregunta de si los japoneses son menos sensibles a la violencia sexual es complicada, y probablemente es absurda ponerla en esos términos.

No obstante, por la razón que sea, las violaciones parecen figurar de forma fetichizada con relativa frecuencia en pornografía “mainstream” oriental. Aunque solo tres eroge trataban explícitamente de tener sexo no-consensuado con mujeres, la mayoría probablemente incluye acciones que consideraríamos cuestionables y decididamente misóginas. Twtich, por supuesto, no considera estos juegos diferentemente de los demás; simplemente los destaco aquí, sin mencionar sus nombres, como ejemplos de lo más bajo que puede caer nuestro medio.

Incidentalmente, este estilo de pornografía parece estar aumentando en popularidad en occidente. De los dieciocho eroges, seis son de la serie “Sakura”, hecha específicamente para mercados occidentales.

Aparte de los eroge, hay dos juegos en los que se simula sexo entre dos personas. Uno de ellos es Second Life, el popular juego en el que cada quien construye una usualmente desconcertante vida paralela. Aunque el sexo es una parte menor (y evitable) de Second Life, como bien lo pone un usuario de los foros de dicho juego:

“Amazon, el nuevo dueño [de Twitch], no quiere verse asociado con algo que tiene  reputación de incurrir en  cuestiones de BDSM, sexo, “vore”, bestialidad, “dolcett”, y otros hábitos asquerosos […]”

Luego está la categoría de juegos de parodia con contenido explícito. BMX XXX intenta ser gracioso, pero, tratando de aparentar madurez, se queda corto en su humor pueril y obsceno.  Por otra parte, Genital Jousting es la clase de minijuego que habría en un Mario Party… excepto por el hecho de que cada jugador controla un pene y un par de testículos.

Hay también un par de juegos de Robert Yang, un diseñador indie algo risqué. De estos, uno es burdo y algo tonto, pero el otro, Rinse and Repeat, explora una relación homosexual que se desarrolla en las duchas de un gimnasio. Por lo menos el autor tiene un sentido del humor la respecto de la censura:

“[…]all penises have been pixelated, to abide by Paypal et al’s censorship policies. We apologize for the chilling effect of global technocapitalism on artistic expression.”

Los dos juegos restantes, Grezzo  y Yandere Simulator, son casos un poco diferentes. Grezzo es obviamente un juego hecho para conseguir el dudoso honor de ser “el juego más ofensivo del mundo”: es un mod italiano de Doom 2 con suprema violencia, contenido sexual explícito y profanación de imágenes religiosas. Yandere Simulator es esencialmente Hitman, pero en el contexto incómodo de un colegio.

Lo que no hay

Los juegos con violencia sexual o contenido sexual en general están sobrerrepresentados en la lista. Me sorprendió mucho no ver más juegos  que estuvieran ahí por contenido extremadamente violento (aunque para ser justos, juegos como Manhunt están banneados por su calificación ESRB de Adults Only). También me pareció llamativo que se no se banneara explícitamente juegos propagandísticos o de contenido abiertamente discriminatorio, como Zog’s Nightmare. Ciertamente estos juegos tienen que ser más peligrosos que Second Life.

¿Por qué, entonces, quedaron fuera?

Los juegos en la lista son juegos con los que Twitch no quiere verse asociado, pero no creo que les importe realmente si uno los juega. Probablemente estén conscientes de que su lista de bans es una especie de menú para personas con gustos algo torcidos. No obstante, existe el consenso de que a juegos como Zog no hay que ni mencionarlos para no darles tráfico. Aún así, muchos de los juegos de la lista tampoco merecen ese tráfico, especialmente que tenían como enfoque principal la violencia sexual.

¿Qué sacamos de todo esto?

Lo interesante de ver una lista de juegos banneados en un servicio de streaming dedicado al gaming y no, por ejemplo, las prohibiciones que hace un estado, es que uno esperaría que represente lo que es permitido y prohibido dentro de la cultura gamer misma, y no solo un juicio externo.

¿Será que como cultura ya aceptamos la violencia extrema como algo totalmente permisible? Quizás. Pasados son los días en los que arrancarle la espina a la gente en Mortal Kombat hacía que los medios se escandalizaran.

Pero, ¿qué con el sexo y la desnudez? Al final, lo más interesante es que la lista es un indicador pobre de lo dañinos que son estos juegos sexuales. Para Twitch, cualquier cosa con desnudez infringe en sus Terms of Service, pero esto resulta en que en la misma bolsa caigan juegos relativamente inofensivos (que podrían tener incluso algo de valor artístico, como los de Robert Yang) junto con piezas seriamente censurables. La red que lanza Twitch a las aguas del gaming es muy amplia: saca contenido interesante al mismo tiempo que elimina juegos que concentran mucho del odio y la misoginia de los que es capaz el medio.

Pero en fin: como gamers, ¿perdemos algo por estas prohibiciones? ¿Ganamos algo?

En mi opinión, de la lista 10% de los juegos son valiosos de alguna manera, 10% son tan degenerados que no merecen ni la exposición que les da estar en la lista, y el 80% restante es basura pueril ininteresante. Así que creo que quedamos tablas.

 

Share This: