En Batman vs. Superman: Dawn of Justice, la verdadera pelea no es física. El conflicto entre ambos es puramente ideológico.

Así que estrenó Batman v Superman: Dawn of Justice y, en contra de lo que dice la crítica, yo la encontré bastante disfrutable.  Sin embargo, queda un tema que da para una excelente discusión, el combate entre Superman y Batman. La película explotó este factor hasta decir basta; está en el nombre, en todos los trailers, es el evento central de la trama y aún así, quiero tomar esta oportunidad para hacer una propuesta: el combate entre Superman y Batman no es más que carnada, lo ha sido incluso en los cómics y esto se puede demostrar con The Dark Knight Returns de Frank Miller y Kingdom Come de Mark Waid y Alex Ross.

El verdadero problema entre estos héroes no es físico, no es cuestión de quién vence a quién en una pelea, es puramente ideológico, es cómo cada uno responde al sistema en que se desenvuelve. La misma película nos lleva al combate explotando un contraste: Superman, quien debe estar por encima de la ley para ser eficiente, y Batman, quien ve esto como una amenaza para la seguridad mundial. Es un conflicto entre el poder y la responsabilidad. En las palabras del mismo Batman, si existe una remota posibilidad de que Superman los destruya, debe ser eliminado.

Mi idea no es criticar a la película por poner a Batman enfrentándose cuerpo a cuerpo con Superman; la batalla es disfrutable, tiene una buena justificación (si se entiende el papel de Lex Luthor como personaje) y cumple con la función que debería (enloquecer a los fans). La idea aquí es proponer que el conflicto entre Superman y Batman, cuando se da como una batalla, es de forma sumamente irónica y funciona mucho mejor cuando se da como un choque de ideologías.

Para desarrollar esta noción es importante aceptar que “mi personaje favorito” no es automáticamente el mejor.  Entonces, tomando en cuenta esto, una pelea entre Superman y Batman es claramente absurda, ¿por qué? Porque Superman ganaría. Digo esto plenamente consciente de las ocasiones en que Batman ha “ganado”. De hecho, me interesa ver muy de cerca el cómic más famoso en términos de este conflicto, The Dark Knight Returns.

Normalmente, este cómic se toma como prueba irrefutable de que Batman es capaz de vencer a Superman. Por desgracia, la narrativa dice otra cosa si se la ve con cuidado. En este punto, Batman ha hecho un regreso tan agresivo y controversial a la lucha contra el crimen que el Presidente de los Estados Unidos lo manda a arrestar y ¿quién es el elegido para la labor? Quién más que el mismo Superman,  lo cual nos plantea el conflicto en términos ideológicos: Batman oponiéndose descaradamente al sistema y Superman que ha llegado a convertirse en un siervo del mismo. Es un conflicto de actitud ante la autoridad, rebelarse contra obedecer.

Tomando en cuenta la solución final de este choque, la pelea resulta irónica. Batman, finge un infarto para evitar el arresto, en el funeral Superman se entera y lo deja ir. Al final cada héroe cede terreno en su posición:  Superman deja a Batman ir (un gesto de desobediencia) y Batman se vuelve más discreto en su rebeldía. ¿A qué vienen once ataques de Batman (golpes, patadas, un shock eléctrico, una onda sónica, ácido y una bomba incendiaria) si al final iba a fingir su muerte y ceder terreno ante Superman? ¿A qué viene la flecha de Kriptonita?¿A qué viene la famosa frase “Recuerda al hombre que te venció”?

Pura ironía, la victoria de Batman fue no ser arrestado por Superman. Batman, fingiendo un infarto en el momento de “vencer” a Superman es como un deportista que suspende el juego fingiendo una lesión luego de una buena jugada.

Pasemos ahora a Kingdom Come. Este cómic es todo un triunfo en términos del conflicto de Superman contra Batman por lo siguiente: Superman regresa a la lucha contra el crimen después de un retiro turbulento y ahora está forzando a superhéroes (o villanos) jóvenes, renegados y destructivos a rendirse ante él, unirse a su causa o ser arrestados. Cuando solicita la ayuda de Batman,este lo acusa de ingenuo y fascista.  De esta manera, el conflicto queda claramente establecido en términos ideológicos nuevamente: Superman pretende resolverlo todo con una dicotomía brutal, “conmigo o en mi contra”, y Batman, por su lado, lo critica.

En un giro inesperado, Batman une fuerzas con Lex Luthor en contra de Superman. En este punto del cómic, el lector ya está esperando un nuevo combate entre Batman y Superman. No obstante, no lo recibe. Batman traiciona a Luthor para frustrar sus planes. Superman obtiene un  combate final, no contra Batman, quien sería un rival inapropiado en batalla, sino contra alguien de su categoría: Shazam (o Capitán Marvel según los derechos de autor lo permitan). Volver la batalla Superman-Batman innecesaria hace énfasis en la dimensión ideológica del problema. Se trata del choque y posible conciliación de posiciones opuestas. Kingdom Come condensa esto con un mecanismo maravilloso: el hijo de Superman, será criado parcialmente por Batman, con lo cual se neutralizan las posiciones contrarias.

Solo por la forma en que se manejan las rivalidades en el cómic vemos que Batman es un antagonista de otro tipo, no la clase de personaje que se da de golpes contra Superman hasta la muerte. Es más, él es, uno que critica y menoscaba sus ideas, que se opone a sus planteamientos y a su forma de proceder.  Batman funciona como un contraste en el que se pueden ver los excesos o carencias de la ideología de Superman: cuando Superman, como en la película, es demasiado poderoso, Batman exhibe el peligro que hay en dicho exceso.  

En The Dark Knight Returns, Batman exhibe la necesidad de rebelarse ante un Superman que se ha dejado domesticar por el sistema. En Kingdom Come, por otro lado, en el momento que Superman da a sus opositores dos opciones, Batman exhibe las consecuencias cataclísmicas de una dicotomía así de severa. En cada caso, la perspectiva ideológica de Batman enfoca los puntos débiles de la de Superman. Por eso, el combate, cuando se presenta, es puramente para el entretenimiento de los fans.

Share This: