Pan es un dios olvidado, un buen desayuno o el sonido que hacemos a veces cuando tarareamos una canción. Para Vacío, Pan es una columna en la que artistas, escritores y escritoras experimentan con palabras, imágenes y formas.

 

Cómic #4 de FÁBULAS POPULARES. Con la colaboración de POLLUX en la música, acá abajo el reproductor para darle play antes de comenzar, provecho.

Un gigante alienígena saca a pasear al caballo.

Lo pasea por unos campos enormes.

Deja que haga caca en un río que abastece, varios kilómetros abajo, a una comunidad.

Deja que se vaya caminando lejos y lo sigue despacio.

En eso ve una aldea bien llena de gente ahí cerca.

Jugoso

El caballo ya está todo necio con que quiere devolverse, está haciendo un alboroto pateando las casas.

El alienígena no le trajo correa porque generalmente es muy bien portado,

Le encanta rajar con los amigos que pasea al caballo sin correa

Bueno, ahora lo sostiene un toque para que se quede quedito y no destruya nada más,

Extiende la otra mano sobre la aldea y comienza a emitir desde la palma una luz cegadora.

Está llevándoselos a todos.

Más tarde se los va a comer

En un bowl gigante

Con lechuga y arúgula

Con fideos secos

Con una única aceituna verde

Con hojuelas tostadas de maíz

Con un vaso de leche

De té en leche

De té en leche de almendras

Está siguiendo una dieta y los humanos le caen muy bien al estómago.

Me quedé pensando que,

Dependiendo de cómo esté coloreado ese último dibujo la situación podría cambiar por completo.

Por ejemplo, si pintara ese chorro de luz de otro color, del color de una montaña, entonces el alienígena estaría apoyado en una montaña, asomado mirando una ciudad, sosteniendo al caballo para que no haga ruido y no asuste a nadie.

Por ejemplo, si pintara ese chorro de luz de otro color, del color de una cobija, entonces el alienígena estaría cobijándose junto a su caballo, cuando en eso se percata que a la par de donde van a echarse a dormir hay una ciudad. El alienígena estaría pensando en buscar otro lugar para no destruir la ciudad mientras duermen.

El alienígena se acuesta con la panza llena.

La fábula está por terminar.

Nos vemos en dos meses.

 

Fin.

Share This: