No sabemos si el Doctor animó a Ludvig van Beethoven a componer su Quinta Sinfonía, pero de fijo, en alguno de sus tantos viajes por el tiempo y el espacio, tuvo mucho que ver con con las canciones de esta lista.

Bueno, Capaldi se nos va.

Es algo que tenía que sacar de mi sistema, sobre todo porque yo, en su situación, no dejaría ese papel tan fácilmente. El hombre está, literalmente, en el trabajo de sus sueños, su actuación ha sido de lo mejor que han tenido las dos temporadas en las que ha participado (a la espera de su tercera y última). Ha equilibrado de una manera tan genial la simpleza adorable de un Matt Smith con la profundidad angustiante de un Christopher Eccleston (sorry, Tennant y todos los Doctores Clásicos que aún no conozco completamente) ¡Y es buenísimo en la música! Nada más escuchen: ese sí es él en la guitarra.

Y entonces, después de darme cuenta de que él efectivamente había sido músico en su juventud, me puse a pensar, “¿qué otras canciones habrán aparecido en Doctor Who?” Aunque luego, después de considerar la idea de repasar más de cincuenta años de historia y verme en la necesidad de recordar aquellos episodios donde los Beatles y Britney Spears eran considerados “música clásica” a la Star Trek, me quise limitar un poco. ¿Cuántas canciones tienen letras inspiradas en Doctor Who, o han adaptado el tema de la serie en su composición? Y como no es de extrañar en el caso de esta serie, información que encontré resultó ser mucho más grande por dentro.

Muuucho más grande por dentro.

Así que si quedan con ganas de más información (como de seguro va a quedar la gente de Whovians Ticos y Whovians de Costa Rica en Facebook, a quienes les voy a hacer publicidad gratis) pueden pasarse por la página http://www.millenniumeffect.co.uk/ o pueden, como hice yo, entrarle a una búsqueda exhaustiva desde Wikipedia. Yo, por mi parte, voy a presentar los hallazgos más interesantes de mi propia búsqueda, con los ejemplos que más me llamaron la atención entre la infinidad de canciones disponibles.

Inspiradas por la entonces nueva serie, y sobre todo por el éxito de sus principales villanos, aparecieron canciones como “I’m gonna spend my Christmas with a Dalek”, un intento de aprovecharse de la fama de Doctor Who y sobre todo de los Dalek, en medio de un fenómeno comercial conocido entonces como “Dalekmania” y que, como cualquier fiebre, a veces puede producir efectos no deseados. Nada más escuchen; de hecho es la única grabación que sobrevive del grupo que la compuso, y no estoy seguro si eso es algo malo.

The Go Go’s – I’m gonna spend my Christmas with a Dalek

Aunque, por otro lado, pueden aparecer “joyas” de colección, como el sencillo “I am the Doctor”, de principios de los 70, publicado como un disco de Deep Purple, que cuenta con la participación del propio Jon Pertwee en su papel como el Tercer Doctor.

Jon Pertwee – I am the Doctor

Para los años setenta y ochenta, la escena punk rock británica al parecer reencontró en los Dalek la analogía a un sistema totalitario y supremacista que Terry Nation, su creador, pensó para ellos. Varias bandas comenzaron a incorporarlos como elemento de crítica hacia la sociedad inglesa. Entre ellas tenemos incluso a gente reconocidísima como The Clash, que los menciona aunque sea brevemente en “Remote Control”. Hay otras bandas menos conocidas, como Art Attacks, que sí tiene toda una canción inspirada en los icónicos monstruos.

Art Attacks – I am a Dalek

The Clash – Remote Control

Y mientras tanto, cuando los elementos fundamentales de la serie estaban completamente integrados en la psique inglesa, la propia serie estaba en problemas. Después de años de decisiones impopulares (entre las que destacó el traje de Colin Baker) Doctor Who parecía convertida en una parodia de sí misma y había sido amenazada dos veces con la cancelación, una en 1985 y la otra en 1989, cuando finalmente dejaron de transmitirse las aventuras del Séptimo Doctor.

Quizá por eso la canción “Doctorin’ the TARDIS” se convirtió en número uno en Gran Bretaña y alcanzó reconocimiento en muchos otros países, como burla de aquella serie vieja que ya no tenía sentido, como una pieza electrónica bastante pegajosa, y como homenaje a algo completamente inglés. Homenaje que la canción “Doctor in distress”, de 1985, y al peor estilo de las canciones que pedían ayuda para los niños de África, no consiguió de la misma forma.

The Timelords (que se cambiaron el nombre luego a The KLF) – Doctorin’ the TARDIS

Doctor in Distress

Luego, llegamos a los noventa y a la canción que me dio la primera idea sobre este artículo. Para este momento la serie ya era cosa del pasado, y el lanzamiento en 1996 de la película de Doctor Who, con Paul McGann como el Octavo Doctor, no tuvo el efecto de regeneración que se esperaba.

(tanto así que tardamos 17 años en ver esta escena)

Sin embargo, para este momento Doctor Who seguía siendo toda una institución británica, y siguió siendo referenciada en gran cantidad de obras artísticas (y una cantidad mayor de parodias). La aparición de “Among the Cybermen” en el Black Science de Geezer Butler, más conocido como bajista de Black Sabbath, quizá no tiene mucho que ver con la serie; pero al igual que “Iron Man” de Black Sabbath, es muy difícil no hacer la relación.

Geezer Butler Gzr – Among the Cybermen

Para el siglo veintiuno, y para terminar, porque no puedo dejar de mencionarlos: obviamente influenciados por el resurgimiento de Doctor Who como serie, e inspirados por fanáticos de otros fenómenos británicos como Harry Potter, el grupo Chameleon Circuit apareció primero como novedad en Youtube, para luego lanzarse con dos discos completos de canciones que no solo hacen referencia a la serie, sino que están completamente inspirados en ella.

Chameleon Circuit – Blink

Chameleon Circuit – The Doctor is Dying

Como bonus tracks, tengo que mencionar que Pink Floyd añadió el tema de la serie a su canción “One of these days”, acá en un concierto de 1994.

Y para cerrar, aunque esta no sea una canción inspirada en Doctor Who y porque espero algo así de gracioso y emocional en la despedida de Moffat y Capaldi, “500 miles” de The Proclaimers:

Share This: