El cómic número 3 de una serie titulada FÁBULAS POPULARES. Escuela para todos. Distracciones y bocadillos.

Un focus group está viendo unos videos en una compu.

Unos videos de la playa. El mar, unas gaviotas ahí pequeñas.

— ¡Una hormiga!

— ¿Qué?

— Acabo de ver una hormiga pasando por la pantalla.

Se detiene un momento la dinámica, alguien se pone a buscar a la hormiga por todo lado.

Desde un tele los dirigentes del focus group miran a los participantes.

Un tipo se aburre y se va a sentar, otro tipo sintió una picadura en el tobillo.

Una picadura de hormiga claro, un picotazo, un mordisco, un trabonazo, una quemazón.

Se retuerce de dolor.

En la pantalla un juego de pólvora, precioso, reflejado contra el mar.

Unos cuantos perdieron el interés y están compartiendo anécdotas de picaduras de hormigas.

En una mesa hay una selección de bocadillos.

Comen un rato, hablan un poco de lo que vieron en el video, hablan de lo que comen, hablan de hormigas, a pesar de ser insectos muy beneficiosos la conversación se volcó más bien hacia lo negativo: El daño que hacen, las ronchas que dejan, lo tontas que son.

Hay bocadillos de muchos tipos: papas tostadas, pastelillos de pollo, sánguches de atún, bizcochos, pan dulce, torta chilena.

Una gran mayoría de personas comió papas tostadas.

Se devuelven satisfechos. Se duermen satisfechos.

El pastelillo de pollo fue el siguiente bocadillo más consumido, el sánguche de atún fue el bocadillo que más veces repitieron, llegando uno de los participantes a comer hasta cinco sánguches de atún.

Por la noche tienen pesadillas sobre hormigas haciéndoles nidos en los estómagos.

La torta chilena fue el bocadillo menos apetecido.

Fin.

Share This: