Pan es un dios olvidado, un buen desayuno o el sonido que hacemos a veces cuando tarareamos una canción. Para Vacío, Pan es una columna en la que artistas, escritores y escritoras experimentan con palabras, imágenes y formas.

Nocturno

Hoy volví a descartar algunas hipótesis,

dejé que me empujaras con fuerza,

dejé las medias en medio del pasillo.

Agradecida me torcí como un vestido viejo.

Hubo niebla lenta oscilando en la puerta,

el pasado siempre flexible me perdona,

me absuelve.

No hay nada de malo en arrodillarse

y pedir tu lado de la cama.

Ilustración por Kim Kuhn

Silvia Piranesi escribió tres poemas y PAN quiso convertirlos en juego. Este es el segundo de tres. Para continuar con esta serie de poemas hacés click acá.

Share This: