Luego de años de trabajo constante, Isabel tuvo que dejar su banda justo en el momento en que finalmente logran estallar en la escena alternativa. Casi un año después, prepara su regreso a los escenarios.

Isabel Calvo Flores ha tocado el bajo con vicepresidente desde su fundación en el 2011. De esos cinco años, dos años transcurrieron sin salir de casa. Después de su debut en octubre del 2011, la banda tocó unos conciertos más -primero bajo el nombre Zorak, luego como Jaques Fagot- y cerró su primer ciclo en Semana U 2012, un 24 de abril.

Regresan a los ensayos para perfeccionar su sonido y afinar detalles, algunas veces en salas, otras veces en sesiones extendidas de composición en la casa de Isabel. Vuelven extraoficialmente a los escenarios el 5 de marzo del 2014, pero su regreso formal se da el 18 de septiembre en un concierto de los Dead Deads.

Isabel-01

Foto por Nath Méndez

Los años acumulados de ensayo y composición se hacen sentir, y a partir de ese concierto de regreso el perfil de la banda se elevó como la espuma. Ese año de actividad -que incluyó un concierto fulminante en el primer Festival del Corazón, una presentación memorable en un Folk Collective, y ser parte del primer mes de conciertos de Perra Pop- culminó en la grabación de su primer disco, grabado en un estudio improvisado en la casa de Isabel y producido por la banda junto con Daniel Ortuño, con la colaboración de Vito Petruzzelli.  

Justo cuando todo está listo para el lanzamiento, a Isabel le toca dejar el país. Filóloga consumada, la oportunidad de un contrato de trabajo con el Ministerio de Educación de Francia aparece al ir terminando su maestría y en un contexto de “ahora o nunca”. Era demasiado importante para dejar pasar.

Después de años de trabajo y sacrificio, de horas y horas de ensayo, de compartir un proyecto aprovechando cada momento libre y utilizando los pocos recursos que una vida de estudiante permite… vicepresidente logra dar el salto, mientras Isabel tiene que brincar el Atlántico.

Un buen disco debut eleva a cualquier banda. Durante los meses de ausencia de Isabel, vicepresidente se presenta por segundo año consecutivo en el Festival del Corazón, toca en el primer aniversario de Perra Pop, en la tarima de Epicentro durante Transitarte y son el plato fuerte del concierto debut del espacio “en el Farolito” del Centro Cultural de España… todos pasos indispensables que la banda debe dar para aprovechar al máximo los frutos de años de trabajo y no perder el momentum.

Isabel volvió hace poquito a casa y se encuentra lista para dar el siguiente paso con su banda. Nos contó un poco de su vida este último año.Isabel-03

El 2015 fue un año de mucho crecimiento público para vicepresidente después de muchísimo tiempo preparándose en privado ¿cómo describirías el proceso de entrar a la escena formalmente como artista y pasar del anonimato a los escenarios? ¿cambió eso en algo el proceso creativo a lo interno?

Luego de tanto tiempo encuevados es tuanis que por fin nos escuchen. Por mucho tiempo fueron chivos aislados en lugares extraños donde iban cuatro gatos. Personalmente siempre me gustó vicepresidente y yo tenía la confianza de que aunque había cosas que mejorar o cambiar, hacíamos algo diferente a lo que había y tenía que existir alguien que le gustara lo que hacíamos, que no éramos sólo nosotros. Sólo necesitábamos el lugar y momento correctos. Pero sí es un hecho que esperamos bastante para eso. Al menos en esos años conseguir un chivo era tener demasiada suerte porque nadie nos daba el espacio por ser unos n00bs. Nosotros estamos más que felices con el solo hecho de poder tocar. Con respecto al proceso creativo creo que no ha cambiado mucho. Alguno llega con una idea de partida, una canción ya hecha y entre todos vamos montando la canción parte por parte y así.

¿Cuáles fueron las primeras cosas que pasaron por tu cabeza cuando viste que la salida del disco debut iba a coincidir con tu viaje?

Desde que estábamos terminando yo ya me iba haciendo la idea de que no me iba a tocar la presentación del EP, porque no es algo que se hace de la noche a la mañana y grabar es sólo la mitad del trabajo. Faltaba grabar ciertas cosas y yo estaba a menos de un mes de salir sumado a que estaba con mucha cosa encima preparándome para irme y casi toda la bronca se la tiraron los maes. Hicimos un concierto de despedida, me fui y a la semana de estar fuera, cuando tenía días de no saber nada de nada ni tenía internet logré conectarme y me encontré una reseña del EP que tenía como un día de haber salido. Fue lo máximo y yo andaba toda necia y feliz poniéndoselo en repeat a la única amiga que tenía en ese momento. Quería volver.

Desde tu regreso se te ha visto asistiendo a conciertos ¿encontraste algo nuevo? ¿sentís que algo ha cambiado dentro de la escena alternativa desde que te fuiste?

Me hicieron falta los chivos de acá. Estando allá veía anunciados conciertos a cada rato y lo tuanis era que había muchos otros grupos nuevos, y no sólo en San José. Creo que todos necesitábamos eso. Espero que en el futuro cercano siga creciendo e incluya más géneros también.

Isabel-02

Foto por Nath Méndez

¿Sentís alguna diferencia en el perfil de la banda ahora que estás de vuelta? pregunto esto basado en tus experiencias cotidianas antes de tu concierto de regreso, donde de fijo va a cambiar la respuesta de alguna forma.

Bueno, eso va de la mano con lo de “salir del anonimato”, que empezamos a tener conciertos en donde no sólo iban Elías -el amigo más constante de la banda- y mi familia entonces todo bien. Yo feliz de estar de vuelta para experimentarlo.

Vos tenías un bajo allá en Francia con el que practicabas por tu cuenta ¿cómo ha sido el proceso de regresar a los ensayos con la banda completa?

Me di cuenta de que prefiero mil veces tocar en grupo y sólo con vicepresidente. Es otra cosa. Estando lejos sí armé algunas canciones que tal vez podamos montar luego o algo (no hice “canciones de soledad”, como me dijo André una vez en broma). Estoy contenta de que estemos otra vez juntos y tengo mucha curiosidad por ver qué pasa.

Sabemos que vicepresidente tiene un gran acumulado de canciones, sobrevivientes de años de creatividad y perfeccionamiento obsesivo ¿hay planes para un segundo disco ahora que la banda está completa?

Sí, en esas estamos, armando canciones nuevas, cambiando algunas, reviviendo otras y viendo cómo ordenamos el LP que queremos grabar. Hay muchísimas cosas por hacer. Nos gustaría tocar en diferentes espacios y también afuera de San José.

La distancia es útil para replantearse cosas. Mucho del contenido lírico de la banda habla sobre pequeños descubrimientos hechos con el paso del tiempo y la distancia ¿tienen esas letras un peso distinto ahora, después de un año afuera? ¿tuviste alguna epifanía con respecto a la banda mientras estabas allá?

Cuando el EP salió se lo pasé a medio mundo y estaba toda feliz, luego el tiempo pasó y lo que tenía era nostalgia. La verdad lo que sentí estando lejos fue más bien como una confirmación de lo mucho que significaba tocar en el grupo, de la falta que me hacía estar con ellos y de las ganas locas de volver y tocar en los chivos luego de que por fin salió el EP, de todo lo que no me quería perder. Yo sentía que había algo pendiente y quería volver y retomar las cosas para ver qué pasaba.


Foto principal por Alejandro Valverde Coto. 

Share This: