Nakury y Nativa unieron fuerzas en el 2012 y crearon Las Viejas de Patio, un dueto de hip hop femenino donde la experimentación musical iba de la mano con sus convicciones. Cuatro años después, y ya con proyectos solistas sólidos, ellas le cuentan a Elizabeth Lang qué las mueve en su música.

El hip hop es un movimiento cultural en donde toda expresión creativa se manifiesta con el propósito de crear una comunidad con conciencia social. A nivel local este movimiento se ha desarrollado por distintos artistas y entre ellos se ubican dos mujeres imparables: Nakury y Nativa. Por medio de su expresión artística Nakury y Nativa muestran una afinidad por los temas de la familiaridad y la creación de la conciencia cultural, respectivamente.

En el 2012, Nakury y Nativa unieron fuerzas para crear el dueto de hip hop llamado Las Viejas de Patio, el cual  marcó el inicio de sus carreras. Fue con este proyecto en el que ambas se dieron la tarea de experimentar y jugar. Paralelamente, iban desarrollando su proceso creativo para lo que luego serían sus proyectos individuales de Nakury y Nativa, sin descuidar la importancia de la unión y la colaboración con otras personas.

A pesar de ser dos proyectos individuales, por la búsqueda o encuentro de distintas experimentaciones y experiencias, Nakury y Nativa sostienen principios similares en su trabajo creativo.

En un viernes como cualquier otro había quedado en conversar con ambas sobre sus trabajos creativos. Primero me senté a conversar con Nakury. Estábamos en la comodidad de la sala de mi casa, lo cual creaba un ambiente más familiar y cálido.

Nakury XXXXX

Nakury resplandeciente.

Nakury transmite calidez con solo su presencia. Su verdadero nombre es Natasha Campos, tiene 27 años, nació en Turrialba y estudió periodismo enfocado en el área de producción audiovisual. Desde niña tuvo un gran amor por toda expresión creativa, ya sea el baile, la música o el arte. Se ponía a bailar en las calles cuando escuchaba música de los Amigos Invisibles y su madre la llevaba a toda clase gratis de danza. Su amor por el baile nunca cedió y a los 15 años se consumió en el mundo del hip hop. Fue a esta edad en donde empezó con el graffiti y luego, a los 17, incursionó en el break dance.

En esos tiempos, el hip hop era aún menos conocido en el país y por eso ella y sus compañeros buscaban revistas para hablar sobre lo que encontraban relacionado al tema. Ahí fue donde ella empezó creando ese sentimiento de familiaridad en las calles. La libertad con la que Nakury juega a la hora de crear su expresión artística es algo característico del hip hop. No hay reglas ni indicaciones en cómo se deben hacer las cosas.

“El hip hop para mí se convirtió en una forma de poder acceder al arte en un mundo donde la academia es la que acepta lo que es y lo que no es. De repente estamos en la calle bailando, cantando, haciendo arte, música, pintando y haciendo mil cosas.  Nadie nos dice que tenemos que hacerlo en una forma específica. Por eso, a veces yo digo que creamos todo de la nada. A final de cuentas era una necesidad,” me contaba Nakury.

XXXXXX

El escenario es cualquier rincón urbano.

Una vez que Nakury ya tenía establecido lo que el hip hop significa para ella, se lanzó a fundar en el 2010 una organización llamada Union Break, la cual tiene como sus pilares la comunicación, educación y autogestión.

“Yo fui la que empecé la idea, pero me di cuenta que realmente sola no puedo hacer nada entonces empecé a trabajar con un montón de mis compas. Me di cuenta que el acceso de educación que yo había tenido ellos no lo habían tenido. Son gente que viene de Alajuelita, los Hatillos, La Carpio, Limón, Guácimo, Puntarenas, Guanacaste… es gente muy variada.

Vi la importancia de la educación. Empezamos a hacer círculos y encuentros donde la gente con más conocimiento podía transmitírselo a la gente que no tenía tanto, a través del hip hop. Es muy loco porque es una herramienta, a partir de la cual la gente realmente logra tener una dignidad en su vida,” me comentó Nakury.

El significado del nombre Nakury permite entender la filosofía de la artista. Nakury es una palabra proveniente del Maleku y su significado es uno de los sentimientos más puros dentro del ser humano: el amor. Su seudónimo no solo tiene que ver con el significado de la palabra, sino con la necesidad de mantener viva la identidad del ser costarricense desde sus orígenes más antiguos.

“Nakury significa amor en Maleku. Pienso que las palabras tienen una energía muy importante. Una de las razones es porque en este momento hay 200 o 300 personas que todavía hablan la lengua Maleku. Es una lengua que se dice en vía de extinción. No me gusta esa palabra. Se dice, pero a mí me parece que los pueblos pueden resistir y pueden mantener su lengua. Así como el Maleku hay millones de lenguas, que en el mundo han muerto porque existe una predominancia cultural.”

“Por ejemplo, aquí en Costa Rica, está el español y el inglés. Realmente la gente está muy enajenada con respecto a los orígenes. Hubo una colonización, pero también existen estos pueblos originarios que tienen un montón de conocimientos impresionantes. Estamos hablando de gente que tiene conocimientos en el uso de hierbas medicinales y que para mí es una lástima, que como sociedad, tengamos en marginación a personas que son los pueblos originarios.

Son las personas que estaban aquí. La colonización en sí es un acto que marcó el mundo porque cambió la concepción de las diferencias culturales. Llegaban, robaban y se llevaban las cosas. Mataban a las mujeres. Se llevaban el oro. Mataban a los líderes. La intención era derrocar a otros pueblos, en lugar de convivir”, me decía Nakury.

Nakury también resalta la importancia de la colaboración y la creación de la unión entre las personas. Para ella colaborar implica un esfuerzo conformado por distintos elementos como dejar el ego atrás, mostrar respeto y sacarle provecho a las diferencias entre las personas.

"No hay reglas para crear".

“No hay reglas para crear”.

“La colaboración es súper importante porque para colaborar hay que tirar al suelo el ego. Uno no puede andar por ahí creyéndose demasiado bueno en lo que hace porque también lo bueno es subjetivo. Lo que sí es importante de trabajar en colaboración es encontrar esa gente con la que uno puede trabajar en armonía. Es encontrar esa gente con la que uno puede trabajar que tiene una búsqueda interna tan profunda que realmente no quieren hacerle daño a las otras personas.

Usted puede elegir colaborar o no, pero para mí sí es importante hacerlo. Primero, estar claro de lo que uno quiere hacer y entender las repercusiones que tal vez uno va a hacer. A partir de eso va llegando mucha gente alrededor. Es poder aceptar esas diferencias, pero al mismo tiempo respetándose a uno mismo. También, colaborar con gente que esté dispuesta a llevarlo al máximo nivel porque a veces uno está muy metido en algo muy cíclico.

Tal vez algo que es un esfuerzo súper pequeñito puede hacer una gran diferencia, pero no están dispuestos a hacerlo porque están cómodos. Es importante colaborar con personas que están dispuestas a salirse de la zona de confort”, me dijo Nakury.

Para la elaboración de la expresión creativa en lo musical, audiovisual y conceptual, Nakury le da una gran importancia a la unión, el respeto y el valor que cada uno presenta como persona ante el mundo. Para ella, la vida en sí es la representación más clara de la unión. La unión de personas trabajando en armonía permite la creación de nuevos procesos. Por medio de la unión, además, Nakury ha logrado plasmar su calidez en la calle.  Este se ha convertido en un ambiente acogedor para interactuar con su segunda familia.

En su canción, Fiesta Familiar, Nakury plasma este sentimiento de la familiaridad con diferentes artistas y músicos. La producción del vídeo fue una colaboración entre Kevin León de Súper Legítimo, Valeria Miranda y Ann Alfaro de BANGBANGBANG y Nakury. Tanto la canción como el vídeo contienen un tema bastante controversial en donde se combina la marihuana con la religión y se crea un concepto con un carácter subversivo llamativo.

“Queríamos hacer algo que fuera subversivo. También es una cosa para hacerlo visible. Así, por ejemplo, que sale mi compa Óscar con dos moñitos. Es el que sale vestido de rosado y hay gente que me dice: ‘¿y esa chica?’ y es Óscar. Entonces desde Óscar hasta Huba y las BGirls realmente esa es una de las cosas que creo que hay en ese video. Creo que es eso de decir nuestra fiesta familiar, nuestra mesa, donde nosotros nos sentamos es esta.

Este poco de gente, que también es la realidad de mucha gente afuera. Por alguna razón, ya sea por la religión o porque vivimos en un mundo demasiado patriarcal, la gente no se anima con aceptarla. Tengo mi familia. Yo lo veo y a mí me gustó mucho. Yo sé que es muy subversivo lo que dice la letra. Es estar describiendo diferentes personajes en la sociedad y al final lo que digo en la canción es que todo lo que pasa en la sociedad me pasa a mí. Es un tema. Nunca pensé que iba a ser una canción alegre para bailar, pero fue divertido,” me contaba Nakury.

Sin dejar atrás el tema de lo familiar, ese mismo día continué mi trayecto por Barrio Escalante (uno de mis lugares favoritos que frecuento mucho) para poder llegar a mi siguiente destino y tener una agradable conversación con Nativa sobre su visión del mundo plasmada de manera fuertemente creativa.

Natalia Vargas, mejor conocida como Nativa, tiene 30 años de edad y toda su vida ha estado fuertemente vinculada con esa necesidad de expresar sus inquietudes por medio de la música o el arte. Cuando era niña estuvo en el Castella, por lo que estuvo rodeada por el arte, el teatro, la música, la escritura y la literatura. Al graduarse del colegio continuó con su trayectoria artística al estudiar fotografía en la Universidad Véritas.

nakurynativa04

Nativa compone en muchos lenguajes.

La necesidad de crear cultura siempre fue una inquietud para Nativa.  Por eso, tras graduarse, fundó la cooperativa de Sula Batsú en conjunto con otras 17 personas. Sula Batsú es el resultado autogestionario de la combinación entre las ciencias sociales, arte, cultura, tecnología y administración.

Para Nativa, la autogestión es sinónimo de poder vivir haciendo lo que le gusta, tanto de manera individual como colectiva. Tres elementos importantes del componente autogestionario para ella son el rap, la música y la gestión cultural.

“He tenido una relación con el hip hop desde hace tiempo. Sobre todo con el grafiti, porque tengo amigos grafiteros desde que soy adolescente. Por mucho tiempo bailé danza contemporánea, entonces empecé a experimentar con el break dance. Creo que el hip hop en general me llama la atención por eso, por ser un movimiento que le da voz a la gente o a cualquier persona que lo quiera hacer sin necesidad de una academia. Sin necesidad de un recorrido más teórico.

También me gusta mucho porque me siento cómoda haciéndolo. Me siento cómoda escribiendo en formato de rima y me siento cómoda cantando ese ritmo, entonces me gusta porque me siento como en casa. Me siento bien haciéndolo así. Principalmente, me llama mucho por su historia. Por su historia de que nace en las calles. Por su historia de inmigrantes en Estados Unidos. Por su historia de una descendencia más afro. Me llama mucho la atención de eso.

En Latinoamérica, es un movimiento bastante de protesta social, de consciencia, de protesta política. Entonces también me llama mucho la atención por eso para irse por esa línea. Creo que es la nueva canción protesta,” me contaba Nativa.

Nativa al verse inmersa dentro de ese mundo de la canción protesta muestra esa necesidad de explorar distintos temas. De manera inconsciente Nativa está educando a su público de la misma forma en que ella se educó previamente para poder llevar a cabo la elaboración creativa de su trabajo con un fuerte concepto de protesta.

nakurynativa05

Firme y lista para alzar su voz de protesta.

“Me gusta explorar temas. Una cosa muy importante del hip hop son las letras. Las bases también me gusta explorarlas, pero personalmente me gusta más explorar los temas. Lo hago de dos maneras. Hay canciones muy personales que tengo algo adentro y lo necesito escupir entonces lo escribo.

Hay otras canciones que me interesa un tema y lo investigo, leo, exploro un poco, escucho otras cosas relacionadas a ese tema, leo artículos, busco películas. Me empapo un poco del tema que quiero hablar y lo escribo bajo mi perspectiva porque soy yo la que lo estoy escribiendo,” me decía Nativa.

Por medio de esta educación en la que Nativa se ha visto inmersa, ha adquirido la responsabilidad de dar a conocer una denuncia social. Dentro del rango informativo Nativa lleva a cabo el tratamiento de temas para crear conciencia en las áreas sociales y políticas para llegar a la construcción de una identidad y la organización social. Nativa logra entender dónde está rompiendo los estereotipos los cuales ella siente que la sociedad le ha impuesto.

“Quiero romper, sobre todo, los estereotipos de la gente joven. [Es ese estereotipo] que mucha gente cuando ve a alguien joven que vive de lo que le gusta, que es libre o que no quiere seguir con las reglas que el sistema le pone de tener un trabajo, casarse, tener hijos o algo así. Quiero romper mucho con ese estereotipo, que muchas veces la gente le tiene a la gente joven más alternativa.

Quiero romper el estereotipo de la mujer. Es bastante fuerte socialmente. Todos los roles de género. Todas las cosas que nos imponen  que tenemos que ser o que deberíamos de ser como mujer. Quiero romper el estereotipo del artista. No me gusta que me vean como una rapera o como una música. A veces hay una cosa muy lejana entre el artista y el público.

Yo más bien me considero como una trabajadora de la música que es como cualquier trabajo más. A veces digo que qué sería este mundo sin música. Es igual a una necesidad básica y a veces no se valora como tal. Es una necesidad igual que cualquier otra profesión de “importancia social”,” me comentaba Nativa.

Libre de todo estigma.

Libre de todo estigma.

Una vez que Nativa ha establecido su proceso individual en todo aspecto de su trabajo, ella une fuerzas con muchas otras personas para lograr un trabajo colaborativo. Su imagen de Nativa es producto de esa unión entre un proceso individual y colaborativo.  Por ejemplo, ella es quien provee las ideas conceptuales para llegar a la elaboración de su imagen en conjunto de diseñadores gráficos, productores musicales, fotógrafos y productores audiovisuales.

La colaboración es un pilar importante para Nativa porque forma parte de una organización social en donde trabajar en conjunto es la solución para vivir felizmente dentro de un sistema.

La colaboración para llegar a la armonía dentro de este sistema implica la combinación de diferentes elementos sociales en donde la cultura es un eje de gran importancia y es la máxima expresión del ser humano.

“Creo que históricamente el arte ha sido un medio de expresión. Para mí la cultura es toda expresión del ser humano. No necesariamente teórica o de bellas artes, sino que cualquier expresión del ser humano es cultura. Para mí es una herramienta de denuncia social súper fuerte y necesaria indispensable en mi vida. La música es una herramienta social bastante fuerte en cualquier sentido que usted lo quiera ver. Si usted escucha un reggaetón que dice “Mueve mami el pussy”, obviamente es una herramienta social muy fuerte. Mucha gente y muchos barrios van a escuchar eso, van a identificarse con eso, van a vivir a través de eso y van a ver normal tener a una mujer.

El arte es una herramienta de motor social, de transformación social, positiva o negativamente, pero si creo que tiene ese poder de poder llevar a la gente a un pensamiento u otro. También siento que por eso ha crecido tanto y se ha diversificado tanto. Primero, porque es una necesidad del ser humano. La expresión siempre lo ha sido. Y segundo, por eso, porque tiene ese poder de transformar,” me comentó fuertemente Nativa.

Al igual que Nakury, Nativa es fiel creyente en la idea del respeto, unión y los valores por medio de su expresión artística. Para ella, la unión es una representación de la convivencia en armonía que la diversidad brinda. Con esto se refiere al respeto hacia la identidad de cada persona y su forma de ser porque cuando se crea la unión basada en el respeto esa unión es más fuerte.

En cuanto a los valores, Nativa da a entender el vínculo personal que eso implica para cada persona dado que son los principios en los que cada uno de nosotros cree como individuo para llevar a cabo nuestras vidas y lo que cada estilo de vida conlleva con eso.

El arraigo en la familia en Nakury y la creación de una conciencia social de Nativa han provocado un impacto poco reconocido en la escena pero que lentamente está tomando fuerza. Sus esfuerzos por crear una comunidad cuyo hogar son las calles ha creado el elemento distintivo de este movimiento cultural. Por medio del respeto, la unión y sus fuertes espíritus luchadores, Nakury y Nativa van encaminadas hacia la creación de una mejor sociedad cuyo valor imprescindible es la difusión de la cultura.

Share This: