Las habilidades y destrezas necesarias para ejercer exitosamente como una persona geek tienen sus recompensas en otros aspectos de la vida cotidiana.

Hoy en día ser geek, o tener gustos geeks trae muchos beneficios que tal vez no sabías. Hoy, en la ACGUÑ (Asociación Costarricense de Geeks Unidos por Ñoñez), hemos decidido a hacer una lista de 7 de los beneficios que trae la existencia de este grupo.

Motivación extra para aprender un idioma

Aprendemos un idioma porque queremos entender lo que nos gusta. En el caso del inglés, la mayoría del material geek proviene de Estados Unidos – nos guste o no. Por eso vamos en clases o aprendemos por nuestros propios medios.

Ampliamos nuestro vocabulario e ingresamos a nuestro uso diario diferentes expresiones en inglés. Así entendemos las reglas de Calabozos y Dragones y Magic; la historia de algún videojuego que nos guste, o simplemente para disfrutar la voz original de nuestros estrellas favoritas.

También hay un rubro grande de ñoñadas traídas de Japón. Es ahí donde los “otakus”, que son a grandes rasgos todos aquellos amantes del anime y el manga.

Conocen al menos una decena de palabras japonesas; por eso vemos expresiones como: “Ay mi kokoro (corazón)” o “Sos un baka (idiota)”. Todo esto sin recibir una clase de japonés, lo cual potencializa el aprendizaje de este idioma una vez que entren en algún curso.

Somos más tolerantes

De una forma similar a las barras de los equipos de fútbol, en el mundo geek hay bandos dependiendo de los gustos, por ejemplo, hay gente que prefiere a DC y detestan a Marvel; aman a Star Wars y creen que Star Trek es para nerds.  Incluso en juegos de mesa como hay quienes amamos Magic y consideramos a Yugi-Oh! una vil porquería. Sin importar el lado, es importante mencionar que nunca se ha visto una noticia que diga “Banda de amantes de DC ataca café donde estaba un joven disfrazado de Thor”.

Así que somos más tolerantes con quienes no tienen nuestros mismos gustos en las diferentes tendencias geek, aún los que del todo no les gusta nada geek, simplemente los dejamos ser.

Y lo mejor de todo es que la mayoría disfruta de todo sin discriminar nada, solo a Yu-gi-Oh!  Eso si no tiene perdón de Zeus. ¿Han visto los artes…?

La paternidad (o maternidad) la llevamos a otro nivel

(¿Entienden? Nivel como subir de nivel a un personaje o pasar niveles de juego… Bueno, está bien ya me callo…)

Aunque nos duela aceptarlo, muchos de aquellos que fuimos adolescentes geek antes o durante los 90 no teníamos la esperanza de pasar a segunda base, ni mucho menos llegar a ser papás o mamás. Sin embargo… ¡soy papá! Mi hija es la prueba viviente de que al menos una vez lo he hecho… creo. Pero bueno, ese no es el punto.

Soy papá y me divierto siendo uno. Al igual que otros papás y mamás geeks, estamos más al tanto de cosas que entretienen a nuestros hijos, pues nos gusta todo aquello que probablemente les guste.

En lugar de usar oraciones como: “No juegues eso, parece violento” o “Esas fábulas chinas son del diablo”. Entramos en conversaciones interesante con nuestros hijos: “Ese juego apesta, mejor juega este” o “El Estudio Ghibli tiene de las mejores historias con protagonistas mujeres que no necesitan ser salvadas por un hombre, sino que crecen por sí solas…”

Y si no me creen aquí les comparto mi experiencia un poco más expandida o simplemente vean el video de Chewbacca mom.

Los videojuegos aportan más que solo entretenimiento

¿Alguna vez tuvieron problemas con bodoquitos 1 y 2 en el kínder o la universidad? Muy probablemente no si ustedes jugaron videojuegos.  En Zelda Ocarina of Time, el tiro al blanco con el arco requería mucha habilidad y una paciencia casi infinita.  Lo mismo que Resident Evil 4 para Wii… malditos cuervos…

¿Por qué lo digo? Bueno, poniéndome más serio, entendamos que la motricidad es la capacidad que tenemos de poder hacer un movimiento.  Consolas como Wii o Kinect colaboran con la motora gruesa y otros como los de computadora ayudan con la motora fina.  Además hay iniciativas, como el programa Red Latinoamericana de Desarrollo de Videojuegos para la Salud, que apuestan por el desarrollo de videojuegos que complementan terapias de rehabilitación.

Le ponemos lupa a todo detalle

¿Han visto cuántos detalles les pueden sacar a cada trailer que sale de las diferentes películas de DC, Marvel, entre otras? El más pequeño rasgo que se encuentre será escrutado para ver qué referencia, hipótesis y chiste se pueda encontrar.

Por otro lado no podemos olvidar que un geek va a ser muy detallista a la hora de regalar algo a alguien especial. Buscará qué es eso que más le gusta y si quiere hacerle algo único, muy probablemente lo logre, ya sea que te guste Mafalda, Catbug o cualquier cosa.

Y puede ser que encontrar algo qué regalarle a alguien geek no sea tan fácil al principio, pues hay una infinidad de artículos sobre temas geeks. Pero, una vez que sabés cuál es el personaje, o serie favorita, no será complicado.  Podrás sacar esa cara llena de emoción, lágrimas, abrazos, una sonrisa de lado a lado.

Esta es la reacción de alguien muy especial cuando recibió un par de regalos bastante geeks. Fotografía de Rebeca Monge Solís.

Vivimos las vidas de nuestros personajes favoritos

Muchos geeks y otakus no esperan hasta la noche de brujas, o a un fetiche de la pareja para usar ese traje de marinero que vieron en Erótica.

Festivales como el Comic-Con o el Matsuri son una ocasión perfecta para poder hacer con un cosplay; es un tributo a un personaje que amamos, sin importar si es de un cómic, un videojuego, manga o película. Es muy divertido asistir y admirar el resultado del trabajo que muchos hacen, con gran esmero y dedicación, durante meses.

Durante ese momento esa persona es Spiderman, Batman, Link o Totoro. Uno se apropia de la piel de este personaje y se introduce dentro de la narrativa de su historia, esto junto todos las personas que asisten y que conocen a ese personaje. Comparten ese momento tomándose fotos posando como los personajes harían.

Andrew Garfield has fallen on hard times since being recast as Spider-Man

Nuestra experiencia geek puede ser parte de nuestros curriculums

La oferta de juegos, tanto virtuales como de mesa, que requiere plantear una estrategia para vencer a nuestros oponentes es enorme. La experiencia que logramos obtener de los mismos es aplicable a nuestra vida y podemos incluirlas en nuestra hoja de vida. Por ejemplo:

  • Desarrollo de estrategias agresivas para alcanzar nuevas metas en la empresa (pasar horas armando decks de Magic para vencer a todos en un torneo).
  • Reuniones en equipo semanalmente para la solución de conflictos de manera creativa (partidas de D&D, con los amigos, donde en equipo tratamos de derrotar a las criaturas que el Maestro del Calabozo sin que ninguno del equipo se muera).
  • Manejo de estrés y manejo de recursos limitados (Resident Evil 1, 2, 3 y, por dicha, 7; donde debemos tener paciencia para resolver los acertijos, para abrir puertas y seguir avanzando, o planear cada movimiento por la escasez de municiones y la cantidad de enemigos).

Todo esto lo he comprobado de manera empírica. Eso sí, no es que todo lo hacemos mejor que los demás, pero sí podríamos tomar ventaja de muchas situaciones.

Estos son solo algunos de los muchos beneficios, si conocés más, dejános un comentario o escribínos a infovacio@revistavacio.com.

Share This: