José Marco Segura hace una revisión conceptual para poder entender mejor al personaje de Dr. Manhattan. 

La fascinación por las historias de héroes y superhéroes ha acompañado a la humanidad desde tiempos inmemoriales, desde Gilgamesh en sus aventuras en busca de la inmortalidad, hasta Luke Skywalker y su lucha contra el Imperio Galáctico comandado por el infame Darth Vader. Tal es el interés que suscitan estos relatos que autores como Joseph Campbell, Jean-Pierre Vernant y Mary Henderson han realizado obras que no dejan indiferentes a los que les interesa el tema.

Watchmen (1986-1987) es una novela gráfica creada por el escritor Alan Moore y el dibujante Dave Gibbons. Un grupo de héroes cambian de manera drástica los acontecimientos históricos de Estados Unidos durante los setenta y los ochenta del siglo pasado, tal es el caso del asesinato del Presidente Kennedy y la guerra de Vietnam. La adaptación cinematográfica fue dirigida por Zach Snyder (director de Batman vs Superman: Dawn of Justice), en el año 2009, con relativo éxito. Uno de los llamados héroes de esta película es Jon Osterman o bien el Dr. Manhattan.

¿Qué es un héroe? Me he inclinado por la definición del héroe de Hugo Francisco Bauzá, quien dice que que no importa el tiempo donde se ubique el héroe, siempre veríamos lo siguiente:

Si tuviéramos que escoger una nota distintiva con que caracterizarlos – una suerte de común denominador – diríamos que el aspecto más destacable y por el que el imaginario popular los ha entronizado como héroes, es el móvil ético de su acción orientada siempre a conseguir un mundo mejor, tal como hemos apuntado. (p. 7)

Esto es una concepción general de la figura heroica, y nunca ubican al concepto en una época específica. Por otro lado, Jacques Derrida (2008) logra, influenciado por el pensamiento de filósofos como Hegel, Nietzsche y Heidegger, historizar los conceptos y así generar nuevas perspectivas. Una perspectiva histórica al concepto de héroe implica, también, un cambio en la forma de enfrentarse a este personaje. Entonces, la pregunta que hay que hacer es, ¿qué tipo de comportamiento presenta el Dr. Manhattan? ¿la definición de lo que considera que es un héroe se alinea con sus actos?

Para alejar al personaje de las categorías de héroe y villano, analicemos la visión que se tiene de Manhattan como héroe dentro de la película. Dicha visión es un poco distinta, ya que Osterman es un personaje que es visto como un arma que puede detener una guerra nuclear inminente entre las potencias de Estados Unidos y la Unión Soviética, como se observa al principio del filme cuando se discute en un noticiario sobre la guerra pronta a ocurrir:

Buchannan: Los soviéticos nunca se arriesgarán a atacarnos cuando tenemos una amenaza nuclear caminante de nuestro lado.Entrevistador: Se refiere claro al Dr. Manhattan. ¿Pero su existencia puede garantizar la paz mundial?

Esta visión es el pensamiento generalizado de una población. Se han olvidado de que Osterman es una persona y es visto como un arma con la que se puede amedrentar a la Unión Soviética, un héroe para los estadounidenses, un villano para los que están en contra de ellos. Podemos ver esta visión cuando un vendedor callejero habla con un chico que lee Los relatos del navío negro en el kiosco que frecuenta Rorschach:

Vendedor: ¿Qué piensas chico? ¿Deberíamos de bombardear Rusia y dejar que Dios se encargue? O por lo menos, mandar al Dr. Manhattan a visitarlos.
Esa manía de ponerle etiquetas a la gente: "héroe", "villano", "dios", "patito 44"...

Esa manía de ponerle etiquetas a la gente: “héroe”, “villano”, “dios”, “patito 44″…

La idea de Osterman como salvador está tan inmersa en la sociedad que sus propios compañeros Dan Dreiberg (Night Owl) y Adrian Veidt (Ozymandias) debaten si puede detener las bombas nucleares que lanzarían los soviéticos:

Dreiberg: Si los rusos lanzan sus bombas, ¿Jon realmente puede pararlas?

Veidt: Ni Jon puede estar en todos los lugares a la misma vez.

El Jon Osterman ha sido olvidado debido a su transformación, incluso su pareja Laurie Juspeczyk, se refiere a él como un arma:

Laurie: Se aseguran de que no haga nada que enfade al arma más poderosa del país.

Se puede argumentar que se hace una crítica a la sociedad estadounidense que relaciona un arma poderosa con el concepto de héroe. Puede existir una equiparación en este sentido. Sin embargo, dentro del filme, el término de héroe es reemplazado por el de súper hombre, aquel personaje que establece su propia escala de valores, tal y como  Nietzsche indica. Pese a ello Manhattan no se considera súper hombre, duda incluso de su significado:

Dr. Manhattan: Hollis Mason, un héroe retirado, escribe un libro. En él llama a mi llegada “el amanecer del súper hombre” No estoy seguro de saber qué significa eso.  

Ni siquiera el propio Jon sabe ya qué lugar tiene dentro de la sociedad: es arma, héroe o villano. Ni siquiera se ve como persona, y esta última cita nos lo da a entender, cuando un periodista lo califica de todo y a la vez de nada, a saber:

Presentador de T.V.: Lo han llamado muchas cosas. Héroe, arma, clave de la seguridad nacional. Freno a la guerra nuclear o un hombre que destruye mundos.

Manhattan es visto por la sociedad como héroe o superhéroe, pero cuando los intereses cambian se convierte en villano. Esto se nota al llamarlo “un hombre que destruye mundos” o cuando le señalan como la causa del cáncer que afecta a varias personas allegadas a él en años anteriores, entre ellas su exesposa Janey Slater, su excompañero de trabajo Wally Weaver y el criminal Moloch:

Periodista: Hablando de su pasado Dr. Manhattan ¿Se acuerda de un tal Wally Weaver?
Dr. Manhattan: Sí, los dos éramos físicos en el centro de investigación.
Periodista: Él murió de cáncer.
Dr. Manhattan: Era un buen hombre.
Periodista: ¿Y qué tal de Edgar Jacobi alias Moloch? Se lo encontró varias veces en los años sesenta, en batallas, conflictos. ¿Sabía que él también tiene cáncer?
Dr. Manhattan: No me dijeron.
Periodista: ¿Y el General Randolphs, su primer manejador del gobierno?…Cáncer.
Dr. Manhattan: Está insinuando que yo fui la causa.
Periodista: La evidencia es bastante definitiva.
Dr. Manhattan: Aun así, es irrelevante.

Periodista: ¿Y Janey Slater? ¿Usted cree que a ella le importe?
Dr. Manhattan: ¿Janey?
Periodista: ¿Su exnovia? Ella también era física, salió once años con ella. Ella también tiene cáncer. Los doctores le dan seis meses ¿No es verdad, señorita Slater?
(Aparece la exnovia del Dr. Manhattan)
Janey: Tú eras el mundo para mí, Jon. Tú eras toda mi vida ¿Recuerdas cuántas veces me dijiste que me amabas?
Dr. Manhattan: Janey, no me lo dijeron…
Janey: ¡Seguí contigo después del accidente! ¡Yo te di todo! ¿Y así me pagas? (Se quita la peluca que trae revelando lo dañino del cáncer)
Dr. Manhattan: Janey, no lo sabía.
Janey: ¡Maldito seas, Jon! ¡Que Dios te maldiga!
Dr. Manhattan: Janey, espera.
(Todos en el set se abalanzan sobre Manhattan, Jon no lo soporta y los desaparece a todos, se traslada a Marte)

Pese a que todo en el fondo es obra de Adrian Veidt, su imagen está destrozada a nivel social, transgrede la línea que separa a los héroes de los villanos, lo que lleva a caer en la cuenta de que el personaje no se encuentra en ninguno de los dos extremos, sino en algún lugar en el medio. Es culpado de la atrocidad hecha por Veidt a la humanidad, atrocidad que circunstancialmente también es culpa suya, aunque sin quererlo:

Veidt: Quince millones de personas morirían por el Dr. Manhattan. Jon me ha estado ayudando a duplicar su poder. Sin saber cómo planeo usarlo.

Jon no sabe en tiempo presente el daño que ha causado, pero a la vez se da cuenta ya que puede ver su propio futuro y pasado. Pese a que su visión del futuro está mermada por interferencia causada por Veidt, sabe de antemano lo que va a ocurrir, como se observa cuando dialoga con Laurie cerca del final de la película:

Dr. Manhattan: Interferencia. Interferencia cataclísmica… Esto no fue causado por ojivas nucleares… Fui yo. Yo hice esto.Laurie: ¿Qué quieres decir con que lo hiciste tú?

Dr. Manhattan: No directamente. Hicieron que pareciera que yo lo hice. Fue Adrian.

Manhattan sufre entonces, en cierta medida, el problema que tiene el Dios cristiano que al dejar vivo al demonio deja que el mal exista. El mal es parte de la creación y, en alguna medida, es parte de Dios mismo, ya que en todas las cosas existe una parte de él.

No existe, una noción clara de quién o qué es el Dr. Manhattan para la sociedad, posee varias acepciones que son utilizadas según el interés del momento. El mismo personaje posee una imagen permeada por la sociedad, como se lee en las dos siguientes citas:

Jon: Me llaman Dr. Manhattan. Escogen el nombre por las nefastas implicaciones que tendrá para los enemigos de EEUU.Dr. Manhattan: Me están convirtiendo en algo aparatoso, algo letal. En enero de 1971, el Presidente Nixon me pide que intervenga en Vietnam, algo que sus predecesores jamás me lo hubieran pedido. Una semana después, el conflicto se acaba. Algunas de las fuerzas del Vietcong quieren rendirse ante mí.

Toda una inspiración para Attack on Titan-.

Toda una inspiración para Attack on Titan-.

Manhattan se sabe poderoso, tiene conocimiento de lo que puede causar, de su propio futuro y de su pasado, pero sabe que está al servicio de algo más grande:  

Dr. Manhattan: Soy una marioneta que puede ver las cuerdas.

Esta definición lo que da a entender es que ya no se habla de un héroe, de un villano, de un ser humano o de un ente divino, sino de un personaje del cómic (que pasa a ser personaje del celuloide), que ha sido señalado y enclaustrado por la sociedad en un papel que él mismo no puede definir ya que se siente ajeno: es una marioneta.
Una marioneta al servicio de Viedt, del gobierno estadounidense o de un lector que empieza a observar las infinitas posibilidades y aristas que posee el Dr. Manhattan y que de acuerdo con el nivel de lectura que posea puede definir desde una perspectiva o de varias. Osterman es un reflejo de la pluralidad del texto ya sea fílmico o escrito, entonces antes de preguntar qué o quién es el Dr. Manhattan, conviene preguntarse:

¿Qué querés que sea el Dr. Manhattan?

Héroe
Villano

Sage Quotes


Las referencias bibliográficas citadas en este artículo son:

  • 1987. Moore, A.; Gibbons, D. Watchmen. DC Comics. Broadway, New York.
  • 1998. Bauzá, H. F. El mito del Héroe. Morfología y Semántica de la figura heroica. Fondo de Cultura Económica de Argentina S.A. Argentina.
  • 2008. Derrida, J. De la Gramatología. Siglo XXI Editores. Madrid, España.

Artículos relacionados

Share This: