Isabel Guzmán interpreta diferentes historias a través de la música, el canto y la comedia.

Arte es lo que siento, pienso, como, respiro y sueño. Porque arte es lo que soy y es mi medio de transporte en la vida” asegura Isabel Guzmán Payés, actriz, bailarina, cantante, músico y compositora.

En el instante en que esta mujer pone un pie en el escenario, el resto del mundo desaparece. Para el momento en el que la melodía del piano se ha unificado con su voz, dejás de estar sentado en tu butaca, en un teatro a minutos de San José y sentís la esencia de un bar underground en Nueva York.

cabaret01

And all that jazz 🎶

Pero no se trata de un show de Joe’s Pub ni de 54 Below; sino del Broadway Cabaret Night, una serie de conciertos que rescatan la esencia de este formato al estilo de bares de piano y cabaret y lo combinan con humor y talento nacional. Guzmán, la estrella de este novedoso espectáculo, deslumbra con su presencia e inspira con su arte.

Más allá de alcanzar las notas correctas en el tempo adecuado, Isabel interpreta una historia distinta con cada canción: Sally, una cantante extranjera que se gana la vida en un cabaret; Elphaba, una hechicera con sueños monumentales o la misma Isabel, una artista perseverante y determinada a aprender la “maldita técnica” del canto.

Además de personificar a algunos de los personajes más icónicos de Broadway, Isabel también dedica segmentos de su espectáculo a contar su propia historia, acompañada de canciones compuestas por ella misma (“Soy artista”, con letra de Claudia Barrionuevo y “La técnica del canto”).

Don't cry for me Argentina 🎶

Don’t cry for me Argentina 🎶

“Podría decir que las canciones son mi especialidad. Hago canciones desde que tengo 13 años,” reveló Guzmán. “Supongo que ahora me quedan más elaboradas que en aquel entonces.”

Desde muy temprana edad, Isabel tuvo cercanía con el arte. Se formó en el Centro Nacional de Artes de El Salvador, su país natal, y siguió sus estudios en el Programa Danza Abierta de la UCR. Gracias a una beca facilitada por Danzaméricas, Guzmán pudo estudiar en Nueva York, corazón del teatro musical en Estados Unidos.

Su arte se vio influenciado por las grandes actrices de Broadway, como Patti LuPone, Bebe Neuwirth y Chita Rivera. “Admiro lo emprendedoras, talentosas y disciplinadas que son,” detalló Isabel. “Manejan el oficio de una manera impecable y además son expertas en el manejo del triple threat (actuar, cantar, bailar)”.

Al igual que para esas prestigiosas actrices, el escenario se convirtió en una herramienta que amplifica la voz de Isabel y le permite compartir su historia con su público e inspirar a nuevas generaciones de mujeres a creer en sus sueños y perseguir una carrera en el arte.

Kiss me goodbye, I'm defying gravity 🎶

Kiss me goodbye, I’m defying gravity 🎶

Fábrica de Historias, la empresa de producción detrás de Broadway Cabaret Night, tiene como una de sus prioridades brindar a la mujer ese espacio de contar sus propias historias y de tocar temas de género que son silenciadas o pasan desapercibidos en muchas ocasiones, según comentó Marysela Zamora, integrante del equipo de producción de Fábrica de Historias.

Estamos empujando a una mujer a contar su historia. ¿Cómo quiere ella abordar el teatro musical?” explicó la productora. “Lo más importante es visibilizar voces que de repente no tienen la oportunidad de expresarse.”

Las voces de varios invitados especiales se unen a la talentosa cantante a lo largo de su concierto. Fiorella Bákit, pianista con experiencia en las artes escénicas, la acompaña de inicio a fin con sus manos al piano. David Coto (guitarra) y Elena Arredondo (cajón) se acoplan con sus instrumentos durante el concierto para varias piezas. Susana Velasco, soprano venezolana que participó en los montajes de The Fantasticks y West Side Story,  Amanda Rodríguez, actriz y cantante, y Silvia Baltodano, actriz, cantante y bailarina especializada en teatro musical, son otros de los talentos que se incluyen a la lista de invitados.

I like to be in America! 🎶

I like to be in America! 🎶

Como artistas no tenemos suficiente tiempo o suficientes oportunidades para estar en el escenario. Lo bonito de esta propuesta es que somos todas mujeres expresando y demostrando arte,” opinó Baltodano. “Tener una voz es importante y utilizarla como Isabel, para promover proyectos nacionales nuevos. El escenario es un espacio para proyectarnos como mujeres artistas, creativas y poder tocar temas importantes.”

Cuando Isabel deja el escenario, sus historias ya no le pertenecen. Ahora también son del público, que sintió junto con la artista una variedad de sensaciones y emociones que sólo pueden ser experimentadas con tal intimidad y honestidad a través de este formato.

El escenario es un medio a través del cual puedo compartir mi creatividad, es un lugar que no tiene límites,” concluyó Guzmán. “Es un espacio para demostrar lo capaces que somos las mujeres de emprender disciplinas y proyectos artísticos y creativos. Es allí, en las tablas donde regalamos un pedacito de nosotros cada vez, donde podemos hacer sentir y remover emociones en beneficio de las personas que nos escuchan.”

Share This: