Según la tradición judeocristiana, en la creación del mundo, Yahvé creó de la tierra al primer hombre y a la primera mujer al sexto día. A él, lo llamó Adán, que significa “tierra”, y a ella, la llamó Lilith, “viento”. Ambos habitarían el Edén, la tierra custodiada.

Sin embargo, Adán, con su afán de superioridad, deseó subordinar a Lilith a sus deseos de hombre, pero esta, mujer disidente y sabia, no cedió. Entonces Lilith, conocedora de su condición primigenia y de los secretos del mundo, decidió renunciar al paraíso eterno y huir fuera de este.

Lilith, la mujer demonio, maldita por su desobediencia, fue la madre de muchas mujeres cuyas vidas perpetuaron el mensaje incendiario de la primera mujer del mundo. Probablemente, si los mitos precedieran auténticamente la realidad de la humanidad, entonces el feminismo y su terminología serían las creaciones de las hijas de Lilith, quienes aún en la actualidad luchan contra la descendencia de Adán y Eva.

Por esta razón, presentamos aquí algunos conceptos necesarios para entender esa palabra tan temida por los hijos de Adán: el feminismo. Esperamos, con la complicidad de la subversión, que sean el inicio o la continuación de un aprendizaje inquieto y crítico…

Ilustración por @cleaeppelin

FALO

Hace referencia a la dimensión simbólica de poder del pene. Vivimos en una sociedad sumamente fálica; en dicho órgano se concentra la virilidad y la “masculinidad” (tradicional) del hombre porque es un símbolo del poder; asimismo, es símbolo de superioridad tanto hacia mujeres como frente a otros hombres que no cumplen el esquema del hombre tradicional.

FEMINIDAD(ES)

Son las diferentes expresiones de género femeninas. La sociedad y los medios de comunicación imponen estereotipos (que además son irreales) de belleza. La feminidad de cada mujer debe ser libre y única, con la que se sienta bien consigo misma y se quiera.

La feminidad tradicionalmente se asocia con el color rosado, la fragilidad, debilidad, vulnerabilidad, belleza física que cumpla el ideal y el ámbito doméstico, pero desde los años sesenta se ha venido rompiendo esta imagen de feminidad como única alternativa, y se han propuesto muchas feminidades y maneras de expresarla.

FEMINISMOS

El feminismo es un movimiento expansivo, cuyo principal efecto ha sido la problematización de las desigualdades culturales entre los géneros (hombre y mujer). Surgió teóricamente en el siglo XVIII, a partir de los pensamientos ilustrados de mujeres como Olympe de Gouges (Francia), Mary Wollstonecraft (Inglaterra), entre otras, quienes pretendían derechos igualitarios para las mujeres.

Es así como el feminismo, en el siglo XVIII, se nutrió de presupuestos ilustrados. En el siglo XX, la filósofa esencialista Simone de Beauvoir planteó la diferenciación entre sexo biológico y sexo cultural (género) en su obra El segundo sexo (1949). Menciona “la mujer no nace, se hace” y, por lo tanto, postuló el carácter subjetivo de los “sexos”.

La segunda mitad del siglo XX, la cual estuvo motivada por diversas protestas sociales, flexibilizó el feminismo al criticar su sujeto de representación hegemónico: mujeres blancas, occidentales, heterosexuales y socioeconómicamente privilegiadas. De esta forma, diversas mujeres (indígenas, afrodescendientes, migrantes, con discapacidad,  campesinas, bisexuales, lesbianas, trans, rurales, etc) tomaron lugar en las luchas feministas. Actualmente, continúan con la visibilización y reivindicación del proyecto feminista.

Ilustración por @aiiiire por

GÉNEROS

Los géneros son construcciones culturales, es decir, modelos performativos “necesarios” para vivir en las sociedades humanas premodernas y modernas. Las teorías queer proponen la abolición del sistema sexo-género, cuya principal consecuencia sería la libertad expresiva de quienes son sujetos.

Por otra parte, ciertas teorías plantean al género como oposición al sexo, donde el género reside en la psyche de la persona, y el sexo en la estructura biológica (cromosomas, genitales, hormonas). No obstante, filósofas como Judith Butler apuntan que el género y el sexo siempre han sido lo mismo, es decir, lecturas ideológicas impuestas a los cuerpos.

IGUALDAD

Principio a la luz de los Derechos Humanos que reconoce a cualquier sujeto como igual ante la Ley y, por ende, ante la cultura. No obstante, debido al sistema patriarcal, la igualdad ha sido obstaculizada por los discursos antagonistas de los derechos humanos.

Estos promueven una visión discriminatoria de aquellas poblaciones, cuyas diferencias no se adecúan al modelo hegemónico del sujeto (hombre = proveedor, padre, heterosexual, encargado de los asuntos públicos / mujer = cuidadora, heterosexual, madre, encargada de los asuntos del hogar).

MACHISMO

Ideología que concibe al hombre en una posición de superioridad con respecto a la mujer. Se basa en construcciones sociales sobre la dualidad hombre/mujer, y sus correspondientes roles y conductas esperadas. Está arraigado en la cultura y todas las personas nos criamos dentro de este sistema. Es un esfuerzo consciente -y no una casualidad o evento automático- cuestionar, retar y cambiar los paradigmas establecidos por este.

MASCULINIDAD

Expresiones de género masculinas. Tradicionalmente se asocian al color azul, inteligencia, fuerza física, racionalidad, cuerpo tonificado y musculoso, ser el proveedor del hogar y no demostrar los sentimientos.

Recientemente se ha cuestionado este modelo de masculinidad que es opresora y se han hecho intentos para plantear otras formas llamadas nuevas masculinidades o masculinidades alternativas o positivas. Se busca romper con este ideal y permitirse sentir, vivir la paternidad y las emociones, cuestionar los privilegios y trabajar en remover prácticas de superioridad hacia las mujeres o masculinidades que no cumplen con esa visión hegemónica, etc.

Ilustración por @andreabravo.cr

MISOGINIA

Discursos de odio. La misoginia es el odio hacia las mujeres, el cual se manifiesta gradualmente a través de la violencia de género: desde piropos hasta (trans) femicidios (homicidio de una mujer por el hecho de ser mujer).

MUJERES

El significante de “mujer” es receptor de aquellos significados que no pertenecen al “hombre”. Por lo tanto, el concepto deriva de la tradición binaria del patriarcado: hombre/mujer, masculinidad/feminidad, padre/madre y, así también, razón/intuición, público/privado, cultura/naturaleza.

De esta forma, las mujeres han sido potencialmente sujetos subordinados al patriarcado, quienes mediante la crítica feminista han escudriñado las configuraciones del sistema patriarcal para generar cambios estructurales en los fundamentos sociales.

PATRIARCADO

Sistema ideológico que concibe al hombre como la piedra angular de la sociedad; sus inicios datan del surgimiento de los ámbitos público/privado con la invención de la agricultura. Las mujeres fueron relegadas al espacio del hogar, contrario a la apropiación masculina de los asuntos públicos y familiares.

El patriarcado se configura en conjunción con otras discriminaciones, tales como el racismo, la heterosexualidad obligatoria, la xenofobia, el fundamentalismo religioso, entre otras. De tal forma, este valida y promueve aquellas voces que derivan de sujetos padres, blancos, cristianos, occidentales y heterosexuales.

PERSPECTIVA DE GÉNERO

Es una herramienta que incorpora la categoría género al análisis de las realidades. Se puede entender como ponerse unos anteojos y atender las vivencias diferenciadas de cada situación por motivo de género, e identificar cómo esto impacta -o incluso dirige- la vida de manera diferente de acuerdo a si se es percibida como mujer o como hombre.

Bordado por @noe_guzal

PIROPO

Comentario de una persona a otra sobre su cuerpo o su apariencia. En Costa Rica la gran mayoría de piropos son de un hombre hacia una mujer y generalmente contienen contenido sexual y no son solicitados. En el espacio público son acoso sexual callejero, y responde a una diferencia de poder para ocupar el espacio y ser libre en este.

No solo es una violación al espacio personal y la libertad de tránsito, y una objetivación del cuerpo de la mujer, sino que se da enmarcado en una dinámica machista en que la mujer es percibida como un objeto sexual de dominio público.

SEXISMO

El sexismo son discursos y metodologías cuyo objetivo es violentar a una persona únicamente por su condición sexual. Este opera a través de los roles de género impuestos a las personas desde su infancia.

Por ejemplo, niñas = muñecas y hombres = carros. Cuando estos roles se invierten, el sexismo procura fijar violentamente aquello que es destinado para los hombres y para las mujeres, con el fin de replicar los modelos binarios de género (hombre = pene/ mujer = vagina).

SORORIDAD

Actitudes y dinámicas de ruptura contra la cultura de la competencia entre mujeres. Históricamente, las mujeres, debido al patriarcado, se han percibido como potenciales enemigas y contrincantes. Su única función es aspirar a ser las mejores servidoras de los hombres.

Contrario a esto, la sororidad propone la complicidad y autogestión de espacios seguros donde las mujeres planteen dinámicas de motivación y articulación contra la violencia sistematizada.


La fotografía de portada es A visit to the witch de Edward Frederick Brewtnall

Las ilustraciones de este artículo fueron elaboradas por distintas artistas visuales que quisieron interpretar su versión de la “bruja”. Podés ver su trabajo en nuestro Instagram.

Share This: