“Are you a feminist?

Yes. What else is there to be? Everything else is being an asshole.¨

Salman Rushdie

Feminismo. Del fr. féminisme, y este del lat. femĭna ‘mujer’ e -isme ‘-ismo’. Principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre.

2018, año electoral. Trece personas pidiéndole a un país la oportunidad de liderarlo. Las mujeres somos la mitad de la población, la mitad de los votos. Soy mujer, y soy feminista, y viendo el debate del TSE empecé a preguntarme qué tenían que ofrecer estas personas para nosotras.

Leí planes, vi entrevistas, noticias, redes. Empecé una búsqueda por cualquier esbozo de feminismo en las propuestas país de cada uno y buscando sus posiciones sobre nuestros derechos, nuestros salarios, nuestros cuerpos y los obstáculos que enfrentamos día a día. Les comparto lo que encontré:

Mario Redondo y Partido Alianza Demócrata Cristiana

El plan de gobierno, aunque ínfima, tiene una sección dentro de combate a la pobreza y atención a grupos vulnerables donde se refiere al grupo “Mujeres”. Inicia: “Generar políticas que promuevan la equidad de género y la protección especial de la mujer”. Mencionan violencia obstétrica, fomentar empleo femenino haciendo que sea la CCSS, y no los empleadores, quien pague la licencia por maternidad.

Hablan de programas de formación, combate a la trata de personas y apoyo a las migrantes. Además, proponen flexibilización de jornadas que permitan a la mujer jefa de hogar y madre permanecer en el mercado laboral y reducir el impacto sobre sus hijos que tiene su ausencia. Busqué, pero no encontré nada sobre el impacto de la ausencia del padre. Ahí lo dejo. No mencionan violencia machista, ni brecha salarial, ni igualdad de género, ni población sexualmente diversa, ni paridad, ni anticoncepción, ni muchos otros temas. Es, digamos, un mínimo necesario para decir que se contempla la mujer.

Tienen también una sección sobre defensa de la vida y la familia. Rechazan toda forma de aborto, defienden la familia tradicional -aunque no aclaran qué exactamente es esto y hasta donde sabemos Jesús, un gran ejemplo de vida, era hijo de María, José, Dios Padre y el Espíritu Santo y ahí nadie pega el grito al cielo. Proponen “la eliminación de toda iniciativa pública o educativa que `distorsione´ el concepto de género asociado a la biología propia del ser humano”, y lo atribuya a una construcción psíquica o social. Simone de Beauvoir dejó de leer de aquí en adelante.

El plan es pobre, ultra conservador, queda debiendo y es contradictorio. Creemos en la equidad pero no hablamos de brecha salarial. Protegeremos a la mujer, pero no del acoso callejero. Defendemos la vida, pero no las pérdidas por feminicidios, abortos clandestinos o suicidios por años de discriminación sistemática. Respetamos los derechos humanos, pero no de las personas LGTB que, de paso, ni se mencionan.

Entro al FB del candidato. No sé si es mi impresión o en la foto está tirando duck face. 11k likes. El primer post dice “Somos el Partido que defiende a la gente”. El segundo menciona el fallo de la CIDH como “una inaceptable intromisión a la soberanía del país”. Defiende entonces a alguna gente, no a toda.

“La CIDH nos quiere imponer ahora el matrimonio homosexual, ¿qué pretenden después? ¿Imponernos el aborto?”. No don Mario, nadie lo va a obligar a casarse con un homosexual –suponiendo que alguno quisiera tomar su mano en matrimonio- y no creo que nadie lo obligue a abortar.  White male privilege en su máxima expresión. 1ero de enero. “Dios está por encima de todo”. Incluso de los DDHH, parece.

Un video pidiendo Educación Sexual basada en principios y valores, (supongo que cristianos). No a la Ideología de Género. Muchos videos, charlas, e invitaciones a eventos provida y profamilia. Sobre la mujer, más allá de madre de familia, no encuentro nada. La equidad que dicen profesar no la encuentro. La defensa de la mujer cae ante la defensa del status quo. Apague y vámonos.

Óscar López y Partido Accesibilidad sin Exclusión

El programa de gobierno usa la palabra mujer una vez. UNA VEZ. “Los adultos mayores, personas con discapacidad, personas que sufren de sobrepeso o mujeres embarazadas”. No menciona equidad, ni igualdad, ni género, ni LGTBI, ni… nada. Yo, como mujer –hasta donde sé no embarazada-, me siento excluida del plan del PASE. Ironía casi poética.

Sus redes tienen muchos videos y fotos de su trabajo en la Asamblea y en campaña. Muchos selfies. Finalmente, 7 diciembre, Facebook. Pide que no le roben el crédito por proponer crear un Ministerio de la Familia que absorba al INAMU, PANI, Consejo de la Persona Joven y al Consejo de la Persona Adulta Mayor. Como si las necesidades y características de cada uno de estos grupos fueran las mismas. Una verdadera aberración.

No se preocupe señor candidato, puede dejarse todos los aplausos. De paso, sobre matrimonio homosexual y aborto ha dicho en medios que no le parece que sean temas de derechos humanos y los ha relacionado con pérdida de valores – como si la discriminación fuera un valor.

Finalmente, uno pensaría que un candidato cuya bandera es la inclusión, sería el primero en defender el lenguaje inclusivo. Pero pensaría mal. En el plenario ha hecho burla de este lenguaje y lo ha llamado una majadería, una sexualización del idioma que no tiene razón de ser. De paso dijo que el INAMU era una pena y propuso cambiarle el nombre a Instituto Nacional de las Lesbianas. Daría risa si no fuera un diputado en el Plenario. Qué derroche de misoginia, ignorancia… qué ganas de llorar.

Edgardo Araya y Frente Amplio

De primera entrada se agradece que el programa esté permeado por una visión consciente del género. Promueven la igualdad de género y se autodefinen en el programa como un partido feminista. En Economía proponen promover, propiciar y facilitar los emprendimientos liderados por mujeres.  En Educación, una formación con base científica, integral e inclusiva, libre de estereotipos de género.

En el “Capítulo sobre derechos de mujeres y equidad de género” encontramos un apartado extenso sobre la violencia machista, pasando por acoso, feminicidio e incluso sobre el uso de la imagen de las mujeres y la reproducción de estereotipos sexistas en la publicidad. Tienen una sección de propuestas para la autonomía económica y derechos sociales de la mujer por medio de políticas, campañas y talleres.

Proponen aumentar la licencia de maternidad, corresponsabilidad en el cuido y posible licencia de paternidad. En la sección sobre salud y derechos sexuales reproductivos donde mencionan parto humanizado, aborto terapéutico y al menos el debate de la despenalización del aborto en ciertos casos. En participación política hablan de paridad, acoso y violencia. Proponen fortalecer la institucionalidad para defender nuestros derechos.

También el programa habla extensivamente de crear políticas y medios de concientización para garantizar los derechos y la no discriminación de la población LGBTI y toman en cuenta a grupos excluidos como poblaciones penales, migrantes, trabajadoras del sexo. Además, proponen un Estado Laico, lo cual ayudaría a liberar al Estado del machismo que permea la mayoría de credos judeocristianos.

En medios Edgardo se ha mostrado coherente con un pensamiento progresista. Ha dicho que la ideología de género no existe y el día de la Marcha por la Vida y la Familia publicó en su Facebook: “En la NO marcha. Todos los derechos para todas las personas” un video hablando sobre diversos tipos de familia y la importancia de la Educación Sexual Integral.

Celebró el reciente fallo de la CIDH sin embargo tuvo la idea desatinada -por ser amable- de escribirle al Papa Francisco y pedirle mediación. Esto no solo va en contra de su propuesta de separar el Estado y la Iglesia (una de las instituciones más profundamente patriarcales, sistema que el programa del FA tanto critica) sino que además pide la opinión de quien en su Amoris Laetita ha hablado explícitamente contra la diversidad y fomentado el concepto mismo de ideología de género (sin mencionar que los grupos evangélicos no responden a la autoridad del Vaticano). Un total sin sentido, triple falcepalm.

En general, en redes se agradece información variada y una gráfica refrescante, aunque no encuentro mucha información específica sobre temas de género y sigo perpleja por la decisión de usar todas las plataformas sociales, Tinder incluido. Espero que en aras de la no discriminación haya abierto cuenta también en Grindr para #QueNadieSeQuedeAtrás.

El problema que tengo con el FA es que, a pesar de lo que predican, son muchas las denuncias que han salido a la luz sobre acoso, agresión y violencia a las mujeres entre sus fichas, muchas que incluso dicen defender el feminismo. Casos como el de los diputados Jorge Arguedas, Rónal Vargas y Carlos Hernández o más recientemente el Regidor Mario Ruiz, que mientras impulsaba campañas contra el acoso callejero y la discriminación en Montes de Oca, enfrentaba acusaciones por violencia doméstica, sobre las que el Partido no ha hecho nada aún por considerarlo apresurado.

Entonces mientras su programa y su candidato nos ofrecen erradicar el patriarcado y la violencia machista de nuestro país, no han sido siquiera capaces de frenarlos ni enfrentarlos dentro de su propio partido, sus funcionarios y sus militantes. Mucho rin rin y na’a de helados. Bajo esta premisa, a pesar de tener un discurso progresista y políticamente correcto, se me hace difícil comprarles el cuento. Swipe Left.

Juan Diego Castro y Partido Integración Nacional

El programa del PIN menciona a las mujeres una única vez, en su apartado “Desempleo” donde reconocen que “El desempleo en las mujeres, los jóvenes y los adultos mayores es superior al del promedio nacional, lo que plantea retos para la igualdad de oportunidades”. Para combatir esto proponen fortalecer el sistema de apoyo a las mujeres trabajadoras con el cuido de sus hijos. Eso sería.

Ah bueno, en el cierre proponen defender al país del embarazo adolescente, pero no me queda claro cómo. Para las mujeres que no son madres no encontramos nada específico, tampoco para la población sexualmente diversa. No dicen cómo enfrentar la desigualdad de oportunidades que mencionan. No habla de violencia, de derechos, de paridad, de género, de ninguno de los problemas específicos a nosotras. Tocará buscar en medios.

En el Diario Extra afirman que el candidato está a favor de la unión civil de parejas del mismo sexo y apoya el aborto en casos de violación o cuando peligre la vida de la madre. Sobre la opinión consultiva de la CIDH no me queda clara su postura ya que dijo según La Nación “El fallo que hoy ordenó a todos los países de América, que es permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo, es de cumplimiento obligatorio para nuestro país, mientras seamos signatarios de ese convenio”.

Sin embargo en el debate organizado por la Iglesia Católica argumentó “no creo que haya que salirse de la Corte, para eso aquí somos muchos los buenos abogados católicos, para hacer que se respeten la vida y los valores que hemos inculcado”, ¿entonces?. Su página web abre los principios con la Declaración Universal de Derechos Humanos así que esperemos, los respete. Por otro lado, los Principios del PIN hablan de “dar prioridad a programas para la niñez, la juventud, los adultos mayores como grupos vulnerables de nuestra población”. Las mujeres brillan por su ausencia.

En sus redes veo que pretende fusionar al INAMU y otras instituciones en el Ministerio de la Familia. No me sorprende, pero sí me preocupa. Escroleo por interminables videos, posts, comentarios de denuncias y acusaciones. Veo posts de mujeres peluqueras, de madres, de mujeres cocinando, haciendo repostería. Veo hombres con tablets, con soldadura, mecánicos, ingenieros.

Veo estereotipos, clichés, muros. Veo un macho alfa, que apela a la fuerza y a la mano dura. Su comentario sobre el acoso sexual como instrumento de ascenso femenino en el Poder Judicial viene cargado de ambigüedad ¿culpa a las mujeres? y oportunismo ¿por qué no en su momento? No queda claro. Lo que me queda claro es que, entre la Ley del Hombre y La Ley de Dios, no me queda claro lo que proponen para mí, pero sospecho que es un PIN que prefiero no saber.

Antonio Álvarez y Partido Liberación Nacional

El programa menciona acciones específicas para las mujeres en diferentes ámbitos como equidad regional, relaciones económicas internacionales, fortalecimiento laboral, lucha contra la pobreza, seguridad ciudadana, deporte y recreación, y emprendedurismo. Además, cuenta con un capítulo específico titulado “Por la Igualdad Sustantiva de Género” donde buscan construir una sociedad con mayor igualdad y equidad de género.

Proponen la igualdad entre hombres y mujeres como un derecho humano fundamental. En “Educación” mencionan acciones como la lucha contra roles tradicionales estereotipados. En empoderamiento económico hablan de inserción laboral, brechas de género y salarios, paridad y aseguramiento. En Salud hablan de violencia obstétrica y derechos reproductivos. En “Violencia de género” plantean diversas acciones y planes sobre diversos tipos de violencia y discriminación.

También dan diversas opciones para aumentar la participación política y, en general, opciones de cuido para facilitar la vida de las mujeres que, además, son madres o cuidadoras. El programa tiene también una sección sobre derechos de la población LGBTIQ donde plantean acciones contra la discriminación y reconocimiento de la unión civil de parejas del mismo sexo (aunque al no decir matrimonio, resultan discriminados igualmente).

El plan es bastante completo, aunque no arriesga demasiado: ni muy progresista, ni muy conservador. El problema en este caso no está en lo escrito, sino en las acciones y palabras del candidato.

En 1990, como Ministro de Gobernación, intentó evitar el Encuentro Lésbico Feminista, pidiendo el cese de visas a mujeres solas y prohibiendo la entrada de mujeres pudieran ser sospechosas de ser lesbianas. Siento, además de enojo, náuseas. En el 2015, como diputado, se unió a apoyar a Laura y Jazmín en la campaña #MatrimonioIgualitarioYA, con todo y foto con bandera de la diversidad.

Ya como candidato, se ha declarado en guerra contra la supuesta “Ideología de Género” (lo cual es hacerle el juego a los sectores más conservadores y fundamentalistas del espectro religioso nacional). No prohibiría el aborto terapéutico, pero hace alarde de tener una posición “provida”. Va a la marcha de las iglesias, se toma fotos, pero dice defender los Derechos Humanos. Habla en contra de los roles de género pero pone a sus nietas en una valla, las dos con vestiditos rosados. Antonio trata con todas sus fuerzas de ponerse donde más calienta el sol, pero el sol pocas veces calienta a los más discriminados.

Las redes pasan sin pena ni gloria. Mucha familia, videos de campaña, mensajes tibios, fotos acartonadas. Nuria exigiendo una disculpa de Castro. Nuria y él celebrando el aniversario. Nuria hablando de violencia machista. La Familia Real. El terrorífico video sobre ser el candidato antiaborto provida. El momento es ahora… pues claro, porque después va a cambiar de opinión de nuevo. O tal vez no. Yo no sé, yo ya no sé.

Sus posiciones oportunistas y retrógradas además dan la espalda al legado de un partido que en su momento aprobó el voto femenino, la ley de Igualdad Real para la mujer, y por primera vez se le plantó a la Iglesia para tener una Educación para la Afectividad y la Sexualidad, que hablara de sexo, placer y diversidad sin tabúes. El problema en este caso no es el partido, ni el programa. El problema es que Antonio, con otras palabras, le responde a Jimena que él quiere ser presidente para que, si algún día la violan, el semen de su agresor tenga más derechos que ella sobre su cuerpo.

Sergio Mena y Partido Nueva Generación

El programa menciona específicamente a la mujer en una sola ocasión: En la sección sobre desempleo y desigualdad menciona que hay una creciente desigualdad en la sociedad (no especifican sobre el tema género, que debe inferirse) y por ende el crecimiento debe ser más inclusivo para ciertos grupos como trabajadores informales y mujeres.

Mencionan que las brechas de género son elevadas y crear políticas específicas para los grupos vulnerables (como mujeres) es clave para el crecimiento económico y desarrollo social. No nos da medidas a tomar, no menciona planes ni iniciativas. En todo el plan no se encuentran más menciones a la palabra mujer, género, sexo, paridad, niñas, ni LGTBIQ. Decir que queda debiendo es poco.

En medios encuentro que el candidato está en contra del matrimonio igualitario, a favor de las uniones civiles para parejas del mismo sexo. Apoya el aborto terapéutico. En declaraciones recientes dijo oponerse a la educación sexual en escuelas: A mí me parece que no son los niños los que tienen que estar escuchando adoctrinamiento sobre el tema de la sexualidad. Los costarricenses no podemos permitir que a nuestros hijos en la primaria, desde la niñez, les empiecen a enseñar que la sexualidad es una construcción cultural.

Planteamiento francamente decepcionante, la educación suma, no resta. Aunque su plan de gobierno no lo menciona, cree que el Estado debe ser Laico: ¨ Una cosa es que el mandatario sea ateo y otra que el mandatario sea católico, como yo. Dios es mi creador, es el padrino político del PNG, pero yo no tengo derecho a imponer el catolicismo en mis decisiones¨. En resumen, un arroz con mango.

Siendo el candidato que propone que las compras y licitaciones del Estado se hagan por Facebook Live, pensé que me iba a encontrar con una estrategia de redes innovadora o, por lo menos, no tan trágicamente aburrida. No tiene Twitter. El feed de Facebook es monótono: entrevistas, videos. Poco más. Fuera de una presentación de su futura Primera Dama, nada del tema mujer. Me sorprendió su forma de hablar casi a gritos el debate del TSE me pareció un intento desesperado por impregnarse de la masculinidad tóxica y agresiva que hemos visto imperar en las encuestas. TE OIMOS, TENÉS EL MICRÓFONO PRENDIDO, CHILL. Una estrategia triste y poco efectiva. Encontré más de vieja escuela que de Nueva Generación, un poco de arroz con mango, y pocas propuestas para mí como mujer.

Fabricio Alvarado y Partido Restauración Nacional

Empiezo con una buena sorpresa: La primera desigualdad que experimentan las naciones es, por mucho, la que ocurre entre hombres y mujeres. La equidad de género constituye una aspiración central del cristianismo social, pues implica el respeto y el apoyo de los derechos de las mujeres en todos los órdenes. Hubiera sido un buen momento para dejar de leer, ya que continúa: sin rayar en esquemas radicales y ginecéntricos que ven en la equidad de la diferencia una verdadera guerra de sexos. Alegrón de Burro, obviamente.

Proponen transformar el INAMU en el Instituto para la Familia y la Equidad de Género y combatir las propuestas radicales y ginecéntricas en el desarrollo de políticas de equidad. Quisiera saber de cuales propuestas hablan, pero claro, no lo dicen. En la sección sobre Valores proponen defensa de la vida, el matrimonio entre hombre y mujer y el resguardo integral de la familia. Se oponen –en teoría, claro -a toda forma de discriminación por razones de etnia, edad, religión, sexo, raza, preferencias sexuales o condición física e intelectual. Proponen la eliminación de todo vestigio de la “ideología de género” en la educación y las instituciones públicas, por ser discriminatoria (insertar facepalm aquí).

Quieren derogar decreto sobre FIV por ilegal e inmoral y fortalecer legislación sobre protección de la vida humana (aborto). Ah, y en la Sección Empleo habla de favorecer los emprendimientos de mujeres jefas de hogar. Ok. No se cómo no se les cae la lengua por hablar en el mismo plan de Equidad y no discriminación y después proponer las medidas más arcaicas para perpetuar el patriarcado y la discriminación de mujeres y grupos LGBT que, de nuevo, ni se mencionan.

El candidato que se opone a una educación sexual integral, al matrimonio igualitario, al aborto aun en casos de violación o donde peligre la vida de la madre, y a reconocer la identidad de las personas trans, dice que estos no son temas de derechos humanos, sino de Valores. ¿Y el Valor del amor al prójimo? ¿Y el valor de la no discriminación? No, esos no.

Facebook. 57k likes. Qué angustia. Videos escalofriantes de piquetes frente a medios de comunicación, atribuciones pseudo-mesiánicas. Parece una página sobre el fin de los días. “Hay que detener esta locura” “El país está a punto de perderse”. “Sepamos ser libres, no siervos menguados”. Todo esto por la declaratoria de la CIDH. Don Fabricio propone salirse de la Corte con tal de no reconocer que todos los seres humanos nos merecemos los mismos derechos. Para citar a Larissa Arroyo, un presidente que no reconozca esta sentencia, que no respete el Estado de Derecho, no es un presidente, es un Dictador.

Rodolfo Hernández y el Partido Republicano Social Cristiano

El programa empieza con un mensaje del candidato donde llama a proteger el matrimonio HombreMujer y la vida: El aborto no puede ser un derecho, pues una vida intrauterina no es parte del cuerpo de una mujer en etapa reproductiva, no se puede arrancar como si fuera un apéndice, un dedo o un tumor. En el segundo apartado dice que pretende contribuir a superar aquellos factores que afecten el ejercicio de la igualdad de género, en el desempeño de los roles de hombres y mujeres en nuestra sociedad.

Quiero abrazarlo y explicarle que el principal factor son posiciones como la suya. O darle una cachetada, no sé.

En la sección Juventud habla del problema de inconclusión de estudios en las mujeres y propone casas de cuido. En Política Social habla de fomentar el emprendedurismo femenino. En la sección Social el apartado de Género menciona medidas como: política pública sobre equidad, capacitaciones, atención a víctimas de violencia, paridad en nóminas, y fortalecer el sistema educativo en temas de género generalizando las buenas prácticas que reafirmen principios y valores sobre género. No sé si quiere eliminar o más bien perpetuar los roles estereotípicos de género. Ni siquiera menciona a poblaciones sexualmente diversas. El programa menciona ciertos puntos muy básicos, pero se contradice continuamente. Es pobre, confuso, conservador y complaciente.

En medios, el candidato dice que respetaría la opinión de la CIDH aunque vaya en contra de lo que le parece natural.  Se hizo presente en la Marcha por la Familia, donde dijo: creemos en la familia convencional, en la unión de un hombre y una mujer para perpetuar la especie, creemos en la vida, no apoyamos el aborto, creemos en los valores de Costa Rica y no creemos y no vamos a permitir que la ideología de género entre a pervertir el pensamiento de nuestras hijas y nuestros hijos”. El discurso más gastado de esta campaña en, quizás, el candidato más desteñido.

152k likes en Facebook. Más defensa de la familia, un video de su esposa hablando de la mujer, esa valienta jefa de hogar. Yo vuelvo a ver a mi Albahaca y Romero y pienso que hago un excelente trabajo de jefa (ya las tengo desde hace un mes y no se han muerto). No encuentro información que me sea relevante, no me siento representada y la propuesta me huele a naftalina. Siguiente.

Carlos Alvarado y el Partido Acción Ciudadana

El documento de Compromiso País menciona el tema de género en diversos apartados y en sus principios guía. Hablan tanto de equidad como de igualdad en diversos apartados. En el apartado de empleo hablan de la importancia de la incorporación de las mujeres; en Transporte y Movilidad hablan de espacios de cuido para facilitar la vida de la madre o cuidadora trabajadora; y en Reforma del Estado mencionan 100% paridad.

En el apartado específico sobre Mujeres mencionan como una meta Garantizar igualdad entre hombres y mujeres y nos hablan de brechas salariales, discriminación y violencia. En derechos en salud sexual y reproductiva mencionan protocolos para víctimas de violación, violencia obstétrica, aplicación de FIV, anticoncepción incluso de emergencia, educación sexual, parto humanizado, aborto terapéutico, corresponsabilidad en el cuido y en general sensibilización y capacitación. Hablan de acoso callejero. Dan diversas medidas para fomentar el empleo y la participación política femenina y también especifican medidas para la población femenina indígena.

Sobre los derechos LGTB hay un apartado específico que menciona diversas medidas para evitar la discriminación en distintos ámbitos y el reconocimiento de todos sus derechos. Además, proponen reformar la Constitución para que el Estado sea laico.

En medios veo que Carlos está a favor del matrimonio igualitario, de hecho, celebró el fallo de la CIDH. El día de la Marcha por la Familia, a la cual no asistió, mando un mensaje de apoyo a la diversidad diciendo “#YoCreo que el amor es lo más importante de un hogar”.  Dice no apoyar el aborto más allá del terapéutico: aplicar la ley vigente. Su Facebook, 52k likes, refleja coherencia con el programa y se agradecen las intervenciones de Epsy Campbell sobre la participación de mujeres en el rumbo del país. Los anuncios para mi gusto se sienten un poco jalados del pelo con el tema millennial, pero vale y pasa.

El problema que tengo en este caso no es con el candidato ni el programa – con sus palabras – sino con hechos como el de llevar a la próxima Asamblea Legislativa a personajes tan conservadores como Welmer Ramos y Luis Ramán Carranza quien, en un video público, afirma que independientemente de lo que viene en el programa, no es obligatorio para los candidatos a las diputaciones, aceptar esto. Yo estoy a favor de la vida, yo prefiero renunciar a la candidatura a diputado que me digan que estoy a favor del aborto. Pero ya se metió [la salvedad en el programa] y yo voy a estar en contra de cualquier iniciativa que apoye el aborto; voy a apoyar cualquier iniciativa que establezca las sociedades de convivencia pero no el matrimonio igualitario.

Ramos también ha sido explícito en afirmar que está en contra del matrimonio igualitario. Pero ambos fueron colocados a dedo en puestos de diputados seguros por el propio Carlos Alvarado. Entonces, aunque me gusta la propuesta de Carlos, no sé si le creo.

Jhon Vega y el Partido de los Trabajadores

El programa del PT es uno de los más progresistas y claros en materia de género y derechos humanos. No utiliza la palabra equidad en todo el plan, sino igualdad. Sobre combate al desempleo y pobreza de las mujeres proponen el fin de la desigualdad salarial y del despido de embarazadas o en lactancia, guarderías y centros de cuido públicos y gratuitos y socialización de las tareas domésticas.

El apartado sobre “Violencia de Género” propone albergues y atención y protección efectiva a víctimas de todo tipo de agresión. El de Derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo habla de educación sexual laica y completa, anticonceptivos de acceso gratuito (incluso de emergencia) y acceso a interrupción del embarazo también gratuita.

En el de derechos de población LGTBI proponen matrimonio igualitario, derecho de adopción, acceso a servicios específicos de salud, educación y una gran cantidad de medidas para detener cualquier forma de discriminación. Proponen además declarar el Estado Laico para que ninguna religión intervenga en política pública. El único problema que tengo con el plan es que, si bien es valiente, no explica cómo se logrará todo este avance. Parece bien intencionado pero ingenuo y se lee más como un manifiesto que un plan.

La página web del partido tiene un apartado de Lucha Mujer donde denuncian la violencia de género, hablan de maternidad con derechos, despenalización del aborto y derechos LGBT. Se agradece.

Entro al Facebook. La foto de portada, que invita a seguir la alternativa socialista para acabar con la pobreza está pobremente diseñada y muy pixeleada. Mal. La segunda foto celebra el #NiUnaMenos. Bien. Predominan las quejas y burlas hacia los otros candidatos. Poca propuesta. Scroll Down. Por ahora veo varias posiciones valientes pero con sin Cómos. Buen discurso, poca estrategia.

Me preocupa que use la palabra camarada y no sea en broma. Me preocupa la foto de Trotsky. Y de repente todo tiene sentido: Este 2017 se cumplieron 100 años de la gran Revolución Rusa. Que este 2018 estemos más cerca de repetir la hazaña, nadie ha dicho que no se pueda y el capitalismo ya no se aguanta.

Y bueno, la mujer en la Rusia Soviética no es el modelo de mujer que quiero ver. Con todo y sus defectos hemos recorrido mucho camino con el feminismo para volver 100 años atrás. No gracias, Jhon. Yo soy más de reforma que de revolución (perdón, Rosa). Creo que sigo buscando por otro lado, pero te deseo lo mejor.

Rodolfo Piza y el Partido Unidad Social Cristiana

El Programa del PUSC es de nuevo, un mínimo aceptable. Mencionan las necesidades particulares de las mujeres y jóvenes en el apartado de Empleo o en la Sección de Política Social. Cuenta con un apartado sobre Equidad de Género donde mencionan tanto equidad como igualdad, en el cual proponen una educación para la igualdad, sin rasgos sexistas.

Proponen incentivos para fortalecer la autonomía económica de las mujeres, el fortalecimiento del INAMU y de las oficinas municipales en temas de género, y un programa para fortalecer las relaciones intrafamiliares. No mencionan en profundidad el tema de la violencia de género, ni anticoncepción, ni derechos LGBT…. Ni sigo.

Entro a la web del candidato y encuentro un apartado de Propuestas con 16 apartados, uno de ellos Igualdad y derechos de las mujeres. Vamo a ve. Hay bullet points en blanco, vacíos. No hay propuestas. No sé si es un error de la página web pero ciertamente es poético.

Sí hay, sin embargo, un link a un artículo del propio Rodolfo Piza titulado El milenio de las mujeres y la igualdad pendiente donde dice que, finalmente, se han reconocido derechos para la mitad del género humano, provocando impactos insospechados y no fáciles de sobrellevar: Las mujeres – dice Piza – no son solo más guapas (lo digo porque me toca decirlo)  sino que, agrega, somos más saludables, menos violentas, menos suicidas, más honradas, menos viciosas, más ordenadas, más prácticas y más enfocadas (o sea, somos de Venus). Y admite el documento de Piza (publicado en La República en el 2015) que aun así ganamos menos y tenemos menos participación en puestos de relevancia económica o política. Menos mal que somos guapas, don Rodolfo, porque si no, sí que estaríamos jodidas.

Entro a Facebook, veo el vote por algo y me empieza a dar una congoja tremenda. Se ve bonachón, amigable. Vamos a ver que dice de la mitad de su público meta. Veo una influencia fuerte de Pictoline en la gráfica, pero nada de feminismo aún. “Menos tiempo en la presa y más en familia”. De nuevo, me suena conocido, pero no va al tema.

Sigamos escroleando. Familia, familia, familia, Keylor Navas, presas, familia. Veo fotos de la marcha nacional por la vida y por la familia, críticas a la supuesta idolología de género y sobre cómo el MEP debe entender sus límites.  29 noviembre: “Anoche en Tica Linda, más de 400 mujeres se reunieron con nuestra candidata a la vicepresidencia Edna Camacho, para ratificar su apoyo a nuestras candidatas a diputadas”. Por supuesto que se reunieron en Tica Linda. ¿Dónde más? No necesitamos Piropos don Rodolfo, necesitamos propuestas. Next.

Otto Guevara y El Movimiento Libertario

Otro mínimo casi inaceptable. El programa menciona, en el apartado Niñez, la paternidad responsable y la corresponsabilidad en el cuido. En el apartado Mujeres se menciona dar continuidad a la “Política Nacional de Igualdad y Equidad de Género 2007-2017” 
y es la primera y última mención a la igualdad de género.

Ellos proponen promover educación sexual abierta y actualizada, promover la lactancia materna, favorecer emprendimientos de mujeres, atender la violencia doméstica, fortalecer los CEN-CINAI, promover jornadas más flexibles y teletrabajo para favorecer a madres trabajadoras, impulsar que sea la Caja y no los patronos quien cubra la licencia de maternidad para evitar discriminación laboral y un proyecto de ley sobre igualdad salarial.

El programa menciona en los términos equidad en la sección sobre el Estado Laico afirman que, si bien creen en un Estado sin Religión, les parece que hay temas más importantes, por lo que no impulsarán el Estado Laico: curioso plan de gobierno que dice lo que no piensan hacer. Este es el mejor resumen de su postura: sí creen que varias cosas en materia de derechos deben cambiar, pero no les urge y, por ende, no se molestan en entrar al tema –como los derechos LGBT que una vez más son los grandes perjudicados al ni siquiera mencionarse.

En una entrevista Otto reitera que está de acuerdo con el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero no lo impulsaría por considerar que hay temas más urgentes e importantes. Promueve el uso de la pastilla del día después en lugar del aborto en casos de violación (realmente no entiende el trauma que conlleva vivir, asimilar y denunciar una violación). Ahora el libertario, además de barba nueva, tiene nuevos credos: hoy se considera “provida”. Entonces, cree en un estado que no intervenga en la economía, pero sí en mi útero. La postura me resulta incoherente con su credo libertario y, más bien, oportunista.

Facebook. 129k likes. Después de incontables posts sobre Uber, impuestos y recaudación fiscal me sale finalmente uno sobre la propuesta para que la CCSS cubra la totalidad de los ingresos de la mujer embarazada. Algo es algo, supongo. No encuentro, al menos, propaganda religiosa que atente contra mis derechos. Síntesis: si por la víspera se saca el día, parece que para los Libertarios Uber es más importante que los Derechos Humanos.

Stephanie Campos y el Partido Renovación Costarricense

El Programa de Gobierno es el secreto mejor guardado del PRC. No está en la web del TSE, no está en la web del partido, ni en sus redes. Lo pedí por Facebook (y messenger) sin éxito. Lo pedí en Twitter. Lo pedí por teléfono y me dieron en correo de su director de comunicación. No hubo respuesta. Caí al punto más bajo cuando le mandé una solicitud de amistad por FB y descubrí un nuevo bajo cuando no me aceptó. El programa, si existe, me fue completamente inaccesible. Puedo decirles que se basa en 7 ejes temáticos y Género no es uno de ellos.

Stephanie, la candidata, es un oxímoron andante. Se define como una mujer orgullosa de serlo, y según dijo al Semanario, sí cree en la equidad de género, pero no es feminista por considerarlo extremo. Stephanie es “el por qué” necesitamos educar a la gente sobre el feminismo: ese movimiento que busca, igual que dice Stephanie, equidad. O como dice el diccionario, Igualdad:

¨Principio que reconoce la equiparación de todos los ciudadanos en derechos y obligaciones¨.  Derechos iguales. Ni más, ni menos.

Necesitamos más educación, más conciencia, y… más feministas. No se puede creer en la equidad sin ser feminista, son sinónimos. Pero más allá de etiquetas, al preguntarle sobre cuáles derechos de las mujeres defendería, dice que tenemos derecho a trabajar y a emprender. ¿Y a decidir sobre nuestro cuerpo? ¿Y a ganar lo mismo? ¿Y a no ser violadas, violentadas, objetivizadas? No sé yo. Al preguntarle Jhon Vega en el debate por la campaña #NiUnaMenos, Stephanie responde por la tangente hablando de familia y valores.

En una entrevista al TSE dice yo considero que es necesario e importante hacer una división entre política y religión, no pueden ir de la mano, mientras que en La República sostiene: La fe y la política pueden ir de la mano, en el sentido de que vamos a proponer principios y valores que van a beneficiar a un país… ¿Van o no van?

Facebook, 1.5k likes. Mensajes de motivación, fotos perfectamente posadas, un cierto aire de Stepford Wives. Ella no cree en el aborto. Si una mujer sale embarazada producto de una violación o producto de un noviazgo [igualito ¿verdad?] y no quiere tener al niño, hay que acompañarla y darle la oportunidad para que pueda dar al niño en adopción. El aborto causa mucho más trauma que tener al niño o niña. Yo me pregunto cómo sabe Stephanie qué es más traumático.

No cree en anticoncepción oral, ni matrimonio igualitario, ni piensa respetar la decisión de la CIDH. Stephanie dice que ella no es homofóbica porque tiene amigos gay y no cree en discriminarlos -nada más tampoco cree que tengan el mismo derecho que ella a casarse. O a tener hijos. Stephanie es un oxímoron andante.


Bueno, ese es mi resumen del estado actual del feminismo en cada una de las opciones. ¿Y el veredicto? No lo tengo, no pretendía tenerlo. Obviamente el voto no puede decidirse con un sesgo monotemático. El 4 de febrero voy a ir a votar con mi útero, pero también con mi hígado, mi corazón y mi cerebro. No se por quién, pero por lo menos tengo un poco más claro qué podemos esperar y cuales luchas tocará dar según a quien elijamos.

Este artículo fue ilustrado por Stephanie Chaves

Share This: