Vamos a hacer un brindis,

en nuestras copas no hay nada.

¿A qué se debe el honor?

¿Es por un lugar?

¿Un momento?

¿Una conversación?

¿Un pensamiento?

¿Alguien?

Ninguno y todos a la vez,

vamos a celebrar el vacío.

Vamos a celebrarlo en un mundo

donde la memoria digital se llena rápidamente,

donde las calles explotan,

y abarrotamos restaurantes para llenarnos,

Un mundo que cada día está más lleno.

Un mundo tan lleno,

y al mismo tiempo…

tan vacío.

Por eso lo celebramos.

Porque lo peor que nos podría pasar es perder la curiosidad,

y atrevernos a pensar que estamos llenos.

Ese día habremos perdido las ganas de salir a buscar respuestas,

detenernos y observar.

Pero por suerte estamos condenados a él,

siempre tendremos vacío, es nuestra perpetua condición.

Queremos que te quedés vacío,

que nunca te llenés.

Si el vacío nos impulsa a más, pues que no se llene.

Para siempre, vacío.

Ahora, intenten llenar sus copas.

Salud.

Share This: