Revista Vacío colaboró con la Guía del Orgullo en la quinta edición de este año. La revista impresa, que fue un esfuerzo entre muchas personas y entidades, sale este jueves 28 de junio.

Para la edición de este 2018 de la Guía Orgullo, el equipo editorial de la Guía unió esfuerzos con Revista Vacío. Si bien hubo una cercanía desde la cuarta edición, fue hasta este año decidimos hacer un esfuerzo más coordinado para incorporar más voces aún más diversas a la conversación.

Pero también hubo algo que me llamó la atención en una de las primeras reuniones (es más, creo que en la primera reunión) del Equipo Editorial de la Guía Orgullo. Sergio, en casi todas sus intervenciones, le prestaba énfasis a la Guía como memoria histórica. No solo como un documento que detalle los eventos ocurridos a lo largo de un año, aunque eso definitivamente está presente, sino como un producto que lograse recopilar el sentir de una comunidad durante ese año.

Y es que, a mi forma de verlo, la memoria es más que un simple recordatorio.

Toda comunidad usa la memoria como base para definir su identidad. Si hablamos específicamente de la lucha de la comunidad sexualmente diversa en un país como Costa Rica, apelar a la memoria ayuda a definir con más claridad el presente y, con él, ver cuáles son los caminos a seguir en el futuro. El acto de recordar, además, fortalece a muchas personas que necesitaban sentirse acuerpadas por las generaciones anteriores.

Es siguiendo esta línea que pienso que la recolección histórica es, sin duda, una forma de resistencia. Hablo primero de memoria porque uno de los aspectos más importantes de la Guía Orgullo de este año es eso: existe un producto que ubica el pensamiento de una comunidad dentro de un espacio y tiempo específicos.

Por supuesto, el hecho de que se recuerde no significa que no se celebre. Hay un elemento festivo en toda memoria, como también hay un elemento solemne. Si lo vemos así, son muchos los paralelismos que guarda una memoria con una sinfonía. Esta no solo cuenta con estados de ánimo, sino que es movida por la gran cantidad de voces que la conforman. Y entre más personas se sumen, tanto aliadas como partícipes, más fuerte es su sonido.

De ahí la importancia de que todo producto que apele a la memoria sea interseccional. Porque las luchas de toda comunidad van atravesadas por discursos geográficos, de clase, de raza, y de género que son trascendentales para tener una imagen más completa. Y, en el caso de las memorias, estas necesitan reflejar las complejidades de todos los grupos que forman parte de una comunidad. Porque sin todas esas voces, la memoria pierde su carácter polifónico. La memoria, justo ahí, deja de ser memoria.

Unimos fuerzas porque queríamos crear una memoria histórica interseccional, un producto que reflejara muchas de las voces que conforman la comunidad diversa en Costa Rica. Agradezco, de corazón, la oportunidad dada a Vacío para aportar más voces a esta memoria viva, de la cual la Guía Orgullo 2018 forma parte importante.

A todas las personas interesadas en una copia, la Guía del Orgullo es gratuita y va a ser distribuida durante la Marcha del Orgullo este domingo 1 de julio.

 

Para leer la Guia Orgullo CR, podés hacer click aquí

Share This: