El orden, el caos, la ciudad y la jungla son los temas centrales de “Patrones Naturales” de Christian Wedel, obra ganadora de la convocatoria de Tu Ciudad, Tu Lienzo.

La distinción entre la ciudad y el bosque es, en apariencia, clara: la primera es un producto hecho e ideado por seres humanos donde impera el caos del tráfico, las calles mal diseñadas y los edificios atravesados. Por otro lado, el bosque −o cualquier espacio natural en ese caso− es muchísimo más armonioso. Todo esto es un cliché, claro está. Ni la naturaleza es tan balanceada como parece ser, ni la ciudad tan desordenada como se piensa.

Christian Wedel, el ganador de la convocatoria de Tu Ciudad, Tu Lienzo, reta la dualidad del orden y el caos y la naturaleza y la ciudad contemporánea con su obra. El certamen, una iniciativa de San José Lab en colaboración con Cine Magaly y el Estacionamiento Público Punto 23, tiene como objetivo reactivar el espacio público por medio del arte urbano. Este proyecto visualiza la intervención de espacios públicos “como un valor agregado a la dinámica urbana y (…) un gesto de contribución a la percepción estética” de San José centro.

Obra ganadora del concurso Tu Ciudad, Tu lienzo. San José Lab.

Más que un valor agregado, el retomar la ciudad por medio de la intervención contribuye al extraño fenómeno que es San José. La forma en la cual edificios patrimoniales como lo es la Botica Solera conviven de forma pacífica con gasolineras, terminales de buses y edificios destartalados es justamente lo que hace a la ciudad encantadora. La intervención artística, lejos de ser una forma de contaminación visual, le aporta una mayor riqueza cultural (y, por qué no, carácter) al espacio en el que se vive.

Foto por Pablo Murillo

Cité a Christian, muy apropiadamente, en un café citadino para hablar de su obra – tanto de “Patrones Naturales”, la pieza que ganó la convocatoria, como del resto de su producción. Llegó con un libro de bocetos y un libro único (parte de un proyecto que ha ido trabajando paralelamente). Aunque reservado al principio, conforme fuimos repasando su sitio, sus bocetos y sus libros, las ideas fueron tomando cada vez más fuerza.

“Patrones Naturales” tiene origen en el trabajo que realizó durante los meses que estuvo residiendo y trabajando en Punta Uva. Con la idea de poder autofinanciarse una especie de residencia artística, optó por trabajar medio tiempo en un hostal y dedicar el resto del día a sus proyectos artísticos. Fue justamente durante este período que comenzó a hacer estudios sobre un árbol que se encontraba en la playa.

Aficionado a los patrones, en especial a los patrones japoneses, el artista tomó gran interés en la forma en la que los anillos se amontonaban. Asegura que estudiaba el patrón a diario hasta lograr memorizarlo y así empezar a producir sus propios diseños. “Fui todos los días en las tardes a dibujar los patrones del árbol como para entender la forma en la que creció y se construyó con los años.”

Relata, además, que todas las personas que pasaban a ver su cuaderno interpretaban los anillos de manera distinta. “Todos ven algo diferente”, dice. “Mi abuelo, que es ingeniero, me dijo que los primeros bocetos le recordaban a mapas topográficos.” Y esta es solamente una de muchas apreciaciones: el mismo patrón puede recordar músculos, agua, corales, el aire. “Es todo”, indica Wedel.

Más allá de la interpretabilidad, la intención de Wedel era modificar el espacio del edificio y darle un aspecto orgánico.  Por medio de los patrones lineales que representa crecimiento natural, la ciudad pasa de ser una acumulación de estructuras deshumanizantes a convertirse en un ente vivo. Lo dice el mismo artista, “Quiero cuestionar si los espacios de ciudad pueden ser percibidos como un ente viviente, una extensión de nosotros mismos y no un bloque de concreto inerte que amenaza al planeta.”

La obra ganadora no es la culminación de un proceso; es una de las muchas manifestaciones de su producción y su visión de mundo. Es más, me atrevería a decir que la pared del Magaly es solamente una parte pequeña −pequeñísima− de un extraño súper organismo que aparece en toda su producción; un ente que, definitivamente, se va a estar manifestando con más frecuencia.

Foto por Pablo Murillo

Foto por Pablo Murillo

 

Share This: