Con motivo a la semana del Orgullo, el departamento de vídeo de Revista Vacío decidió convertirse en un espacio de diálogo entre la expresión y la reinterpretación.

Con esto, deseamos mostrar los aciertos y desaciertos que se presentan al tratar de darle voz a una vivencia ajena, particularmente en audiovisual donde. Muchas veces se olvida la visión y manos que hay detrás del lente y asumimos que lo que se nos presenta responde totalmente a las intenciones del autor.

A lo largo de la historia, esta contradicción genera estereotipos e invisibilización. Además, la carencia de espacios de discusión -donde se dé una retroalimentación -, retrata y reinterpreta las vivencias ajenas de forma no participativa.

Vídeo propuso el ejercicio de juntar personas LGBTIQ con vivencias o expresiones comúnmente invisibilizadas aún dentro de su esta población. A cada persona se les solicitó redactar un texto de forma libre sobre su experiencia. Nosostros le proporcionamos el texto a un productor o productora audiovisual, también identificada como persona diversa, para que reinterpretara dicho texto con completa libertad creativa.

Después de publicados estos productos, Vídeo Vacío proporcionará un espacio de discusión entre los autores o  autoras de los textos junto con la persona que generó el contenido audiovisual para que se discutan qué consideran que representa efectivamente sus vivencias y cuáles consideran fallos. Estos son nuestros resultados:

Cuando me ves, pero no me observas
Por Alex Vázquez

Ignoro cuando me miras, porque esa es la misma mirada que ya he visto antes. Y, ¿qué dice tu mirada cuando logro atraparla en la mía? Me dice todo lo que ya sé, pero que me gusta olvidar. Me dice que no soy más que un niño que nunca crecerá. Me dice que recuerde que no puedo. Que no puedo ser yo, si no lo apruebas. Que no puedo mentir, porque nadie lo espera. Que no puedo sentir, porque los niños no aman.

Y, ¿qué dice tu mirada cuando me saludas? Me dice que no soy digno de un beso en la mejilla. Me dice que debo estar listo para darte una sonrisa. Me dice que recuerde que no puedo. Que no puedo estar triste, porque soy un guerrero. Que no puedo enojarme, porque soy un ángel caído del cielo. Que no puedo rechazarte, porque los niños no odian.

Y, ¿qué dice tu mirada cuando te propongo una cita? Me dice que debo retractarme por hacerte sentir incómodo. Me dice que nunca me habías visto de esa forma. Me dice que recuerde que no puedo. Que no puedo cuestionarte si yo puedo. Que no puedo esperar que sea mútuo. Que no puedo desearte, porque los niños no sienten.

Y, ¿qué dice tu mirada cuando me quito la ropa? Me dice que a mis cicatrices debo taparlas. Me dice que mi piel solo debe sentir dolor. Me dice que recuerde que no puedo. Que no puedo querer mi cuerpo por ser distinto. Que no puedo tocarme porque sería un enfermo. Que no puedo tocar-te, porque los niños no desean.

Ignoro cuando me miras, porque esa es la misma mirada que ya he visto antes. Porque es la mirada que me encierra y oprime. Porque cuando me ves, no me observas.

Video por Mona Zúñiga

Artículos relacionados

Share This: