Dejando los estereotipos a un lado, el pensamiento computacional revolucionó el siglo XX y promete grandes cambios para el siglo XXI. Aquí explicamos su importancia.

Nadie duda que la computación ha cambiado el mundo actual en maneras que jamás se habrían imaginado hace 20 o 30 años. Las computadoras se encuentran en todas partes en nuestra vida diaria. Han cambiado nuestra manera de ver el mundo, encogiéndolo con ayuda de la Internet, las redes sociales y los dispositivos móviles.

La computación, en palabras del profesor de informática de la Universidad de Edimburgo, Alan Bundy, también ha traído “una notable revolución intelectual que poca gente está notando”. Me refiero a lo que se ha llamado pensamiento computacional.

¿Qué es el pensamiento computacional?

Los científicos de la computación no requieren solamente capacidades técnicas, como saber programar o saber manejar un sistema o un programa en concreto; más allá de eso, necesitan pensar en los problemas de la manera adecuada. A esta manera de pensar y de resolver problemas se le conoce con el nombre de pensamiento computacional.

De acuerdo con Jeannette Wing, anteriormente profesora de la carrera de Ciencias de la Computación en la Universidad Carnegie Mellon, en Pittsburg, Pensilvania, y actual vicepresidenta corporativa de Microsoft Research, “el pensamiento computacional involucra resolver problemas, diseñar sistemas y entender el comportamiento humano haciendo uso de conceptos fundamentales para las ciencias de la computación”.

Algunos de estos conceptos son: la abstracción, el pensamiento recursivo, la simulación y la doble interpretación de código como datos y datos como código.  También se incluye el modelaje; el uso de invariantes para la descripción adecuada de un sistema; la modularización y la prevención, protección y recuperación de peores casos. Podemos también hablar del razonamiento heurístico, la búsqueda, el uso de cantidades masivas de datos para resolver un problema y el backtracking. Veamos algunos de estos ejemplos:

La abstracción

La abstracción no es un concepto rígido y formalmente definido. Más bien, este se refiere a un conjunto de prácticas y formas de pensar en las que, para resolver un problema complejo, el investigador ignora los detalles irrelevantes y se concentra solamente en los aspectos más importantes. A través de la abstracción, los computólogos pueden hacer uso de herramientas de software de las cuales desconocen su funcionamiento interno (que puede ser muy complejo), concentrándose tan solo en los resultados que estas producen.

La dualidad código-datos

La imposibilidad de hacer una verdadera distinción entre lo que es código y lo que son datos en la computadora. Todo código puede ser interpretado como datos y cualquier dato puede ser interpretado como código. En la práctica, esta manera de pensar acerca de estos conceptos permite a los informáticos teóricos diseñar herramientas con un cierto grado de creatividad y originalidad.  Podemos pensar en programas que se automodifican, o los interpretadores, que reciben un programa como entrada y generan como salida el resultado de ese programa.

La modularización

Dividir un problema en sus partes para poder resolverlo.

Esta va de la mano con la abstracción Gracias a la modularización, podemos ver a un sistema complejo como una serie de partes, o modulos, que se comunican entre sí, preocupándonos tan solo de las interfaces entre estos módulos, es decir, los datos que pasan entre uno y otro. La modularización se vuelve entonces una forma de abstracción.

El pensamiento computacional como una herramienta esencial

Desde la biología hasta la astronomía; desde la psicología hasta la filosofía; desde las leyes, hasta la medicina: el pensamiento computacional está ayudando a resolver problemas en todos estos ámbitos. Por medio de estos métodos se están resolviendo problemas de proteómica e interpretación de datos astronómicos en cantidades masivas. Se ha logrado explorar la manera en cómo pensamos, y la definición de inteligencia.  Finalmente, se están creando sistemas expertos que permiten tener un mejor sistema máquina-humano que resuelva los problemas más difíciles.

Animación de las Torres de Hanoi, un problema clásico en computación.

Viendo que el pensamiento computacional se está convirtiendo en algo tan importante hoy en día en todas las disciplinas, los expertos han comenzado a preguntarse: ¿cómo enseñarle a la gente a pensar de esta manera? ¿Y cuándo? Hay quienes aseguran que esta forma de pensar debe enseñarse junto con las llamadas “tres erres” (lectura, escritura y aritmética). Así como la invención de la imprenta propició el aprendizaje de estas habilidades, dicen, la invención de la computadora propiciará el aprendizaje del pensamiento computacional.

Por estas razones, expertos en las áreas de ciencias de la computación y de educación se reunieron para diseñar una definición operacional del pensamiento computacional, la cual puede utilizarse por educadores para guiar el aprendizaje de esta herramienta tan importante. Algunos educadores, como los creadores de Scratch, el lenguaje de programación para niños, ya han comenzado a utilizarla.

Si en algo están de acuerdo los expertos es que el pensamiento computacional está ciertamente en nuestro futuro. Para los profesionales del siglo XXI será una capacidad indispensable, como lo es la lectura y la escritura hoy en día. El pensamiento computacional está permeando todas las áreas del saber; y sin importar si sos un científico o un abogado, es muy posible que un futuro no muy lejano esta capacidad te sea muy necesaria. Una nueva revolución del pensamiento ha llegado.

Share This: